Tribunal UE se opone al registro de una marca de la empresa Aguas de Mondáriz

0
5

EFE.- El 3 de junio de 2008, Aguas de Mondariz presentó ante la oficina de marcas comunitarias (OAMI) la solicitud de registro de la marca “elite by Mondáriz”, para agua mineral, su embotellamiento y comercialización y servicios de comunicación.

La sociedad Elite Licensing Company SA se opuso al registro, al considerar que existía riesgo de confusión con la marca “Elite”, que había sido registrada con anterioridad.

En particular, la empresa argumentó que “Elite” es una marca es notoriamente conocida en España, Francia, Luxemburgo y Holanda para productos y servicios relacionados, en particular, con la dirección profesional de modelos y celebridades y con los servicios de espectáculos.

La OAMI desestimó la oposición en junio de 2012, al considerar que no existía riesgo de confusión entre ambas marcas dado el diferente tipo de productos y servicios que abarcaban y que el término “Mondariz” era el elemento dominante de la primera marca.

Elite Licensing Company interpuso un recurso ante el Tribunal General de la UE contra esa decisión.

En su sentencia de hoy, el Tribunal General anula la resolución de la OAMI.

Los jueces europeos opinan que la OAMI cometió un error de apreciación al concluir que existía poca similitud conceptual entre los signos en conflicto.

El Tribunal considera, por el contrario, que los dos signos tienen un grado elevado de parecido conceptual, debido a la presencia de la palabra “elite”, que tiene el mismo significado en todas las lenguas de la Unión.

También señalan que se tiene que tener en cuenta la estructura de la marca solicitada ya que la presencia de la preposición “by” llevará al consumidor, si entiende su significado, a pensar que la marca solicitada consiste en dos marcas, la marca derivada elite y la marca principal Mondariz.

De esa manera, “elite” no será percibida como una simple denominación, sino más bien como una parte independiente, elemento que puede incrementar la similitud entre los signos.

De todo ello el Tribunal General infiere que existe un riesgo de confusión global entre ambas marcas.

Contra las sentencias y autos del Tribunal General se puede interpone un recurso de casación ante el Tribunal de Justicia, limitado a las cuestiones de Derecho.