UGT y CCOO en Cantabria rechazan el uso de la fractura hidráulica

0
15

EFE.- En dos comunicados, remitido uno por UGT y otro por CCOO, los sindicatos insisten que están "claramente en contra de las explotaciones que apliquen esta técnica" y muestran su "total rechazo".

UGT matiza que apoya las investigaciones "neutrales y fiables que se hagan sobre sus efectos", pero ha reiterado que "mientras no se demuestre científicamente lo contrario" va a rechazar el ‘fracking’ y respaldar las movilizaciones de protesta que se convoquen en la región.

"Es tan imprescindible que se lleven a cabo estudio para que se disponga de un mejor conocimiento y control de los riesgos asociados a la técnica del ‘fracking’ para la extracción de gas no convencional, como que estos estudios sean dirigidos desde universidades públicas y con expertos designados por ellas", reitera UGT, quien pide primar "el principio esencial de precaución y cautela para evitar cualquier riesgo".

CCOO traslada su "total rechazo a la investigación y a la explotación" de la técnica de la fractura hidráulica y exige una legislación europea que garantice la máxima seguridad para las personas y para el medio ambiente.

Asegura que respalda "al cien por cien" la normativa aprobada por el Gobierno cántabro y opina que la ley debería hacerse "extensible a nivel europeo".

CCOO considera que la "prioridad" son las medidas y políticas energéticas que avancen hacia "un horizonte de reducción de emisiones y de autoabastecimiento libre de carbono, que sólo pueden garantizar las energías renovables".

UGT añade que es "consciente" de que el modelo energético debe conjugar la garantía del suministro y la eficiencia energética, "pero no a cualquier precio o excluyendo los compromisos de reducción de gases de efecto invernadero y la protección de los recursos naturales, de los ecosistemas y de la salud de los ciudadanos", afirma.

El sindicato señala que es "imprescindible" que se hagan estudios para que se conozca y controlen los riesgos que puede suponer el ‘fracking’ y que esas investigaciones se realicen con una "transparencia absoluta", con estudios geológicos para prevenir daños en los acuíferos, una declaración pública de las sustancias químicas utilizadas y evaluaciones de impacto ambiental específicas.