Un brote de marchitez destruye la cosecha de uva de Utiel-Requena, según AVA

0
11

EFE.- Según han informado fuentes de la organización agraria, se trata de un fenómeno que sólo afecta a la mencionada variedad y cuya causa es el descenso de las temperaturas durante la noche.

Los testimonios de los productores de la zona refieren que a lo largo de las últimas semanas los termómetros se situaron en torno a los cinco grados durante la madrugada y coincidiendo en el tiempo con el momento en que los brotes son todavía muy tiernos. Al paralizar el frío el flujo de la savia, los racimos incipientes se secan y se echan a perder sin remedio.

Según los agricultores, el alcance de los perjuicios que está ocasionando la marchitez fisiológica es demoledor. Los partes de seguro que cursan los agricultores dando cuenta de esta incidencia se acumulan día tras día y las previsiones más pesimistas hablan ya de que en torno al 90% de la cosecha de uva bobal de Utiel-Requena puede encontrarse seriamente dañada por este fenómeno devastador.

Si la evolución del cultivo en las próximas fechas corrobora esta tendencia, las consecuencias serían catastróficas para la economía de la comarca, puesto que la referida variedad es abrumadoramente mayoritaria en Utiel-Requena, hasta el punto de que alrededor del 80% de su superficie vinícola está plantada con bobal.

Para el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, “a la aparición de este grave problema hemos de sumar la incidencia que desde hace ya meses está teniendo la sequía sobre los viñedos u otros cultivos como los frutos secos, ni podemos olvidar tampoco los últimos y recientes casos de pedrisco que han causado daños de consideración en distintas partidas de la comarca”.

Aguado ha añadido que, si no llueve pronto, “el sector vinícola de Utiel-Requena pueda verse abocado este año a un desastre de proporciones históricas”.

El presidente de AVA ha pedido al Gobierno central y a la Generalitat que “establezcan líneas especiales de créditos o de ayudas, y que se agilice el pago de las subvenciones pendientes y la aprobación de las resoluciones. No podemos permanecer de brazos cruzados por más tiempo”.