Un chef murciano lleva la cocina española a Australia

0
47

EFE.- El chef murciano Miguel Maestre, un conocido rostro de la televisión de Australia, mostró las delicias de la cocina española al público australiano en la "Exhibición de la buena comida y el vino", la principal feria gastronómica del país que se inauguró hoy en Sídney.

Se trata del "acontecimiento más grande de comida en toda Australia porque tiene a los mejores cocineros y a las mejores marcas" dijo a Efe Maestre sobre el evento itinerante que arrancó hace unas semanas en Melbourne, se celebra este fin de semana en Sídney y después se desplaza a otras tres ciudades del país.

Maestre -autor de dos libros, aplicaciones para Apple, dos programas de televisión y habitual en el popular programa "Master chef"- dijo sentirse como una especie "de embajador" de la gastronomía española.

En sus apariciones mediáticas aprovecha para lucir platos como la paellas montañesa con conejo y perdices, croquetas, Huesos de santo, mientras que en su restaurante "Aperitif" busca derribar los prejuicios de los australianos para que se entreguen a la aventura de probar la comida murciana.

Con un breve paso por la cocina de Ferran Adrià en El Bulli y un trabajo arduo en lujosos restaurantes de Sídney, Maestre ha sabido aprovechar la popularidad de la cocina española en Australia y la entrada de productos como el jamón ibérico, el azafrán y el pimentón para hacerse famoso por su elaboración de los platos de su tierra.

Si Maestre es el chef español mediático, la cocina española es la reina de los comensales australianos, un público que también comienza a volcar su interés en la menos conocida gastronomía latinoamericana, relató a Efe otra estrella de los fogones en Sídney, el francés Manu Feildel.

Australia, donde hace escasas décadas los gustos gastronómicos de influencia británica se basaban en carne y pescado asado, patatas y verduras cocidas, es hoy un hervidero de culturas que ofrece en sus principales ciudades una muestra culinaria de todo el mundo.

Feildel, propietario del restaurante "L’Etoile", explica como hace sólo unos diez años que en Australia empezó a crecer el interés por la gastronomía y que el país "abrió sus puertas" a importantes chefs del planeta.

Según el cocinero francés, que durante el fin de semana dará varias clases maestras para más de mil personas, los australianos descubrieron que "la comida reúne a los familiares, los amigos y la alegría alrededor de una mesa" y se dieron cuenta de "lo importante que es comer bien".

Esta popularidad de la gastronomía se refleja en eventos como la "Buena comida" que desde que abrió sus puertas congregó a más de dos mil personas que hicieron pacientemente colas para probar las novedades que ofrecen los más de trescientos comerciantes.

Los estantes tenían desde productos frescos orgánicos como mieles, manzanas, cereales y especies y condimentos aborígenes del bosque australiano, hasta palta (aguacate), hamburguesas de soja o carne orgánica o los chorizos y embutidos italianos.

No faltaron los pastelillos de crema o los elaborados adornos de chocolate, canastas de frutas, té y hierbas de Asia, almendras acarameladas, y un estante español dedicado a los aceites y aceitunas.

"España es el principal productor de aceite de oliva y aceitunas en el mundo" y estos productos son líderes con más del 50 por ciento de ventas en el mercado australiano, aseguró a Efe la consejera económica y comercial de la embajada de España, Cristina Teijelo.

En la sección de vinos, donde destacaron los australianos, también se ofrecían caldos argentinos y chilenos, además de la popular sangría española.