Hace unos días, la Unión de Extremadura, en nota de prensa, se preguntaba dónde estaban los parados agrícolas nacionales para la vendimia y la campaña de fruta. La organización social Campamento Dignidad,  ha respondido a esta pregunta manteniendo que hay trabajadores “que no se resignan a aceptar una sobreexplotación laboral”.

Esta organización a acusado a La Unión de Extremadura de dar a entender que los obreros agrícolas extremeños no están interesados en ocuparse en la vendimia o en las diferentes faenas agrícolas, una cuestión que no se corresponde con la realidad “y solo hay que darse una vuelta por los pueblos de Tierra de Barros para comprobar la disposición a emplearse de españoles y extranjeros”.

“Otra cosa bien diferente es que los salarios, las horas de trabajo, los destajos, los desplazamientos, los tiempos de bocadillo y otras condiciones laborales determinen que haya trabajadores que no se resignen a aceptar una sobreexplotación laboral que denigra su dignidad humana y los considera como animales”, señala Campamento Dignidad.

Propone renegociar el convenio colectivo

En este sentido, hace una serie de propuestas para mejorar esta situación, como es aumentar la vigilancia en el campo con más inspectores de trabajo.

Según señala, en estos periodos, especialmente en la vendimia, se concentra abundante mano de obra foránea, viviendo en condiciones de enorme precariedad, en naves y “pisos pateras”, una situación “que es aprovechada por algunos patronos agrícolas desalmados para llevar a cabo una sobreexplotación laboral de esta mano de obra”, con salarios muy por debajo de lo que marcan los convenios provinciales.

Esta mayor presencia de inspectores es necesaria, a su juicio, para combatir la sobreexplotación laboral que tanto daño hace a la clase trabajadora y que crea brotes de racismo y xenofobia que se trasladan al conjunto de la sociedad.

También propone negociar un nuevo convenio colectivo, puesto que a finales de este año termina el que está en vigencia “y ahora es un buen momento para dar los pasos para la negociación de una nueva normativa que modifique hacia arriba los salarios establecidos en el vigente convenio, excesivamente bajos”, por debajo de los ingresos que necesita una familia para vivir dignamente.

Piden vigilar el fraude

Esta organización propone la eliminación de la justificación de todas las peonadas, ya que para los obreros agrícolas es difícil conseguir las de referencia, no sólo por la dificultad de encontrar trabajo sino también porque buen número de patronos no se las quieren firmar.

También propone perseguir el fraude a la Seguridad Social y señala que las organizaciones agrarias conocen perfectamente el “fraude consentido” o “legal” que se puede dar en las cotizaciones sociales.

Según señala, el procedimiento establecido para que los patronos den de alta y baja a los obreros agrícolas es tan flexible que quienes quieran defraudar puedan hacerlo fácilmente, ya que el mecanismo permite que el patrón puede comunicar la baja en la Seguridad Social en un plazo de 6 días desde que se dejó de trabajar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here