Un estudio del hospital La Paz avala el consumo de embutidos con Omega 3

0
14

      Los productos han sido sometidos a dos ensayos clínicos en humanos en el hospital La Paz, de la red pública de la Comunidad de Madrid, y son patente europea.

      El objetivo del desarrollo de esta gama de productos cárnicos funcionales es contribuir a corregir deficiencias de la dieta occidental cuyos efectos pueden ser nocivos para la salud de la población, según numerosas investigaciones internacionales. Estos productos están basados en una combinación de antioxidantes naturales de alta actividad y concentrados en Omega 3.

     Partiendo de romero y aceite de pescado y mediante la aplicación de la tecnología de fluidos supercríticos se ha conseguido aportar a estos cárnicos propiedades saludables para prevenir enfermedades crónicas, concluye el estudio.

Podrían ayuda a remplazar las grasas saturadas


     La responsable de la Unidad de Nutrición y Dietética del hospital La Paz y de Nutrinvest, la doctora Carmen Gómez Candela, considera que los productos cárnicos funcionales podrían ser de gran interés debido a que son alimentos que se consumen de manera regular dentro de la dieta.

     Sin embargo, su alto contenido en grasa, con frecuencia se ha relacionado con enfermedades crónicas. "Por tanto", añade, al desarrollar un producto cárnico con un mejor perfil graso en el que se incorpora Omega 3 reemplazando grasas saturadas podría ser una opción más saludable a tener en cuenta por el consumidor".

     Una vez diseñado el alimento, el grupo de investigación configuró un ensayo clínico en humanos para evaluar el efecto del consumo del cárnico funcional sobre diferentes marcadores de riesgo cardiovascular.

     Los resultados del ensayo clínico han puesto de manifiesto que el consumo de los embutidos funcionales enriquecidos con antioxidantes y extractos de romero dentro del contexto de una dieta equilibrada, pueden mejorar el estado "oxidativo" e inflamatorio de personas con riesgo cardiovasculares leve.

     Por tanto, según el estudio, la inclusión de estos alimentos en una dieta equilibrada puede contribuir al funcionamiento normal del corazón, del cerebro, al mantenimiento de la visión, a conservar e incluso aumentar la masa muscular y al mantenimiento de los huesos en condiciones normales.