Un informe advierte de la insostenible situación del vino en España ante la próxima vendimia

0
36

     Por un lado, la organización agraria considera que hay que fijar un techo en la producción de aquellos vinos no sujetos a un control del que ya tienen las denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas y controlar el cumplimiento de las normas de calidad y de producción para todo tipo de vinos. 

    Por otro lado, defienden la puesta en marcha de una organización interprofesional del vino que incluya todos los eslabones (incluido el mosto y el alcohol) y actúe en la planificación del sector y de sus producciones, elabore contratos tipos y sirva para mejorar la organización de campañas.

Se debe crear la organización común de mercados de productos agrarios


     Por último y teniendo en cuenta la situación actual de precios y producciones y la previsión de que la situación empeore en los meses que quedan de campaña, aseguran que es urgente aplicar el artículo 216 del Reglamento (UE) 1308/2013, por el que se crea la organización común de mercados de los productos agrarios.

     Dicho artículo prevé la posibilidad de que los estados miembros puedan efectuar pagos nacionales a los productores de vino para la destilación voluntaria u obligatoria de vinos en casos justificados de crisis".

     El importe máximo de estos pagos podrá alcanzar el 15% de los fondos disponibles para ese año en el programa de apoyo. En el caso de España, el programa de apoyo en 2014 cuenta con 353,081 millones de euros y, a partir de 2015 y hasta 2017, tiene una disponibilidad de 210,332 millones de euros anuales

     La diferencia entre 2014 y los años siguientes se debe a que, a partir de 2015, las cuantías de los pagos únicos del alcohol de uso de boca y mosto, pasan al pago básico, fuera del programa de apoyo.

     Así, en 2014, se podrían destinar a destilación hasta 52,96 millones de euros y de 2015 en adelante, el máximo sería de 31,55 millones de euros cada año, según explica ASAJA, que matiza que estas cantidades deben provenir de fondos nacionales.

     En cuanto al alcohol resultante, debe utilizarse "exclusivamente para fines industriales o energéticos".