Un informe europeo revela que el declive de las abejas es menor de lo que se creía

0
9

     En invierno, las tasas de mortalidad varían entre países de un 3,5% (en Lituania) a un 33,6% (en Bélgica). En el caso de España, la tasa se sitúa en el 9,5%, por lo que el país figura junto con Grecia, Hungría, Italia, Lituania y Eslovaquia en el grupo de Estados donde la mortalidad de las abejas durante los meses más fríos del año es inferior al 10%.

    En Alemania, Francia, Lituania, Polonia y Portugal la tasa está entre el 10 y el 15%, mientras que en Bélgica, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Suecia y Reino Unido supera el 20%.

     El informe precisa que las poblaciones de abejas en los seis países con menor mortalidad en invierno representan cerca del 60% de las colonias analizadas (unos 6 millones y medio) y el 47,3% de la población total de abejas en los Veintiocho.

     Por otra parte, recuerda que el invierno de 2012-2013 "fue particularmente largo y frío en muchas áreas de Europa" y añade que habrá que hacer un seguimiento de la situación en años posteriores. En todo caso, la CE considera que "es alentador que haya tasas de mortalidad inferiores al 10 % para grandes poblaciones de abejas".

     Por su parte, las tasas de mortalidad durante la temporada apícola oscilan entre el 0,3 % (Lituania) y el 13,6 % (Francia).  En el caso de España, se sitúan en el 6,8%

El estudio no analiza el impacto de los pesticidas


    El estudio no analiza el impacto de los pesticidas porque, aunque Bruselas pidió al Laboratorio Europeo de Referencia que se incluyera ese aspecto, un debate entre expertos de los Estados miembros concluyó que "no era posible llevar a cabo ese programa de vigilancia sobre pesticidas junto con el (estudio) que se ha realizado".

     La particularidad del estudio realizado es que, por primera vez, se utilizan unos métodos estándar epidemiológicos a escala europea, de manera que tanto las tasas de mortalidad como las pérdidas en las colonias se calculan a partir del mismo sistema en todos los países.

     Los datos recogidos servirán en el futuro para elaborar nuevas estadísticas y explorar la relación existente entre las pérdidas de colonias y factores de riesgo como ciertas enfermedades o el uso de tratamientos veterinarios, explica el informe.

    El siguiente estudio abarcará el periodo comprendido entre el otoño de 2013 y el verano de 2014.