Un manual enseña en Extremadura las estrategias de riego para el ciruelo japonés

0
14

   E n primer lugar, hay que conocer las necesidades hídricas del cultivo a lo largo de todo su ciclo, también las características de la fruta deseable en cosecha y, por último, cómo realizarán los árboles la absorción de agua en función de las características del suelo de la plantación y de los litros por hora que proporcione el sistema de riego.

     Otro aspecto fundamental en la gestión del agua de riego es el ciclo de maduración de cada cultivar. En Extremadura, el calendario de recolección del ciruelo japonés es muy amplio, desde finales de mayo hasta septiembre. En este manual, se recogen casos prácticos de programaciones de riego distinguiendo las variedades tempranas de las variedades medias – tardías.

Controlar el riego y el vigor de los árboles

   El ciruelo japonés es un frutal muy vigoroso. El crecimiento excesivo de la vegetación afecta directamente a la cantidad y calidad del fruto. Con el objetivo inicial de ahorrar agua de riego y controlar el vigor de los árboles, técnicos de Cicytex han ensayado diferentes estrategias de riego deficitario, en las que se reduce la dosis de agua de forma controlada en determinadas fases del cultivo, sin que éste se vea afectado negativamente.

    El éxito de esta técnica reside en elegir el momento y la duración adecuados para cada cultivar dependiendo de que sean variedades tempranas, o medias-tardías. No obstante, para todos los casos, la poscosecha es uno de los periodos en los que, según los investigadores, se puede reducir hasta un 60% el agua de riego.

    En esta guía, que puede descargarse en la nueva página web de Cicytex http://cicytex.gobex.es/, en la página de inicio: manuales prácticos para el campo, está financiada por el proyecto ‘Riteca’, se recoge también una tabla de valores límite del estado hídrico del ciruelo japonés, que permiten comprobar si la programación y estrategia de riego de cada plantación son adecuadas.

    Estos valores se han obtenido midiendo el potencial hídrico de tallo, que es un indicador para saber en cada momento si el árbol está pasando sed, o por el contrario, tiene sus necesidades hídricas cubiertas. La clasificación se ha hecho teniendo en cuenta las variedades, tempranas o medias-tardías, y dentro de cada una se han distinguido dos períodos: precosecha y poscosecha.