Un mochuelo en cada olivo

0
3

    El proyecto de Brinzal, iniciado en 2012 y que continuará desarrollándose a lo largo de este año, es un proyecto demostrativo denominado ‘un mochuelo en cada olivo’  cuyo objetivo es conseguir, mediante una gestión sostenible del hábitat, un ambiente óptimo para el mochuelo.

    Su primera actuación se centra en recuperar, en una zona concreta del sureste madrileño, los elementos físicos que propician ambientes idóneos para el mochuelo, fomentando además un uso sostenible de estos ecosistemas.

     Para ello se considera fundamental la implicación en el proyecto de los propietarios o usuarios de los terrenos favorables a la presencia de mochuelo, ofreciéndoles la posibilidad de obtener un beneficio tangible (disminución del coste de gestión del terreno, el patrocinio y promoción de un producto generado a partir de uso sostenible del territorio o el aumento de rentabilidad por el fomento de otras actividades económicas). También se busca crear en la población local un ambiente favorable hacia la especie y hacia la adopción de estas medidas de gestión.

     Se pretende facilitar la aplicación de sistemas de gestión y uso del territorio favorable y compatible con la conservación del mochuelo, así como testar el efecto positivo que puede ejercerse sobre las poblaciones de esta especie por medio de estas actuaciones.

     Las principales actividades a desarrollar son actuaciones de mejora o restauración del hábitat y fomento de un uso sostenible; la creación de lugares de nidificación; y el patrocinio de productos gestionados con criterios de sostenibilidad.  

     Entre quienes se han sumado a este proyecto se encuentran productores de vinos y aceites ecológicos, aceite de oliva virgen extra de producción ecológica y proyectos agroecológicos locales.

     Los productos que forman parte de este proyecto cuentan con un etiquetado informativo y favorecen la conservación de esta pequeña rapaz nocturna.

Brinzal (www.brinzal.org) es una asociación de defensa medioambiental sin ánimo de lucro, dedicada al estudio y conservación de las rapaces nocturnas. Constituida en 1986, su actividad principal se enmarca dentro del campo de la rehabilitación de fauna salvaje. El Centro de Recuperación para Rapaces Nocturnas Brinzal, creado hace más de 25 años, es el único especializado en este grupo de aves que desarrolla su labor en España.