Un nuevo Plan de la Patata prevé una marca de calidad y una interprofesional

0
3

EFE.- La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, se ha referido a este Plan antes de clausurar en Olmedo (Valladolid) la I Jornada de Proveedores del Grupo Ibersnacks, que ha reunido a productores de patata.

En declaraciones a los periodistas, ha recordado que Castilla y León, con unas 20.000 hectáreas y una producción en torno al millón de toneladas, "es líder nacional", con el 28 y el 40 por ciento, respectivamente, del total en España.

Aunque los rendimientos en la Comunidad, de unas 43 toneladas por hectárea, son superiores a la media española, de apenas 31, el Plan pretende aumentar aún más la profesionalización del sector.

En 2013, la producción de patata representó más de 178 millones de euros en volumen económico, un 23 por ciento más que en 2012, con 3.395 agricultores dedicados profesionalmente a este cultivo.

El objetivo es dar prioridad a los agricultores profesionales y a los jóvenes de nueva incorporación, mediante acciones de formación y la puesta en marcha de una organización interprofesional de la patata, entre otras.

Además, está prevista la puesta en marcha de una figura de calidad para la Patata de Castilla y León, mediante una Marca Colectiva Comunitaria, para comercializar incluso fuera de España.

Silvia Clemente ha explicado este Plan acompañada del presidente de Ibersnacks, Félix Eguía.

Esta empresa compró el año pasado en la Comunidad unas 34.000 toneladas de patata, el 70 por ciento del total de sus compras, a 180 agricultores que cultivan aproximadamente 750 hectáreas, con destino especialmente a supermercados de la cadena Mercadona.

Ibersnacks es la empresa matriz de un grupo empresarial con una facturación de unos 80 millones de euros, que da empleo a cerca de 350 personas.

El presidente ha destacado que la empresa mantiene con los agricultores un modelo de contrato que permite aprovechar mejor toda la cadena de valor, beneficiando incluso al consumidor final.

Este modelo ha contribuido además a reducir desde 2002 en un 60 por ciento las importaciones de patata, por lo que ahora se trabaja en cubrir también los meses de abril y mayo, para rebajar aún más la dependencia de Francia en esa época.