Un pueblo de Teruel busca padrinos para sus olivos centenarios

0
17

EFE.- La iniciativa plantea buscar padrinos a los 1.500 ejemplares del olivar durante un año y por 49,90 euros.

Al apadrinar un ejemplar le podrán dar nombre y recibirán fotografías y un certificado acreditativo.

Además, a través de la web www.apadrinaunolivo.org, de las redes sociales y de una aplicación para móviles inteligentes, podrán seguir la evolución del árbol apadrinado.

También podrán visitar su olivo cuando lo deseen y en las excursiones periódicas que organice la Asociación para la recuperación de olivos yermos de Oliete, podrán identificarlo mediante un código QR.

La organización prevé que los padrinos se beneficien de descuentos y ofertas que encontrarán en la web, y recibirán de regalo dos litros de aceite virgen extra producido con las olivas de su olivo apadrinado.

El proyecto está liderado por Alberto Alfonso, vecino de Oliete, junto a otros dos emprendedores, Adrián Martín y Pablo García-Nieto.

Alberto Alfonso apunta, en un comunicado, que el objetivo es que “el padrino viva el progreso como si fuera él mismo el agricultor que, mediante su esfuerzo, devuelve a la vida al olivo”.

Los organizadores resaltan que, además de recuperar el olivar, pretenden también obtener olivas y aceite ecológicos, generar puestos de trabajo y fomentar actividades turísticas y artesanales en la zona, al tiempo que se realiza una labor de educación ambiental.

La localidad de Oliete forma parte de la denominación de aceite de oliva del Bajo Aragón.

Los impulsores de esta iniciativa apuntan que se estima que el 70 % del olivar de los pueblos del Bajo Aragón, la mayoría de ellos centenarios y con un producto de gran calidad, están en situación de abandono.

Este proyecto cuenta con el apoyo del Ministerio de Agricultura, el Gobierno de Aragón, la Diputación de Teruel, la Comarca de Andorra-Sierra de Arcos, el Ayuntamiento de Oliete, Sony, Arenalia y la Fundación Telefónica, de la que se ha obtenido una ayuda de 5.000 euros.

Comenzará oficialmente el 2 de junio y sus impulsores tienen la voluntad de expandirlo en un futuro en otros puntos de la geografía española.