Un trabajo bien hecho que empieza a dar sus frutos

0
12

   El director de la Guía Peñín ha destacado de la DO Montsant -casi 200 vinos catados- "la evolución a pasos de gigante que está experimentando tanto en cantidad como en calidad, posicionándose como una zona de gran altura dentro de la comarca del Priorat, siendo los vinos de aquí algo más frutales y frescos que los de la DOQ Priorat".

    En cuanto a la DO Penedés, donde este año se han catado cerca de 380 muestras, los catadores lamentan que por una cuestión coyuntural como es la climatología "la añada 2012 en los blancos no ha sido buena".

    Destacan, asimismo, los vinos espumosos, cuyo número ha crecido considerablemente en tan sólo un año "como consecuencia, en parte, de que muchas bodegas de esta zona están apostando por la comercialización de sus espumosos dentro de la DO Penedés", según el director de la Guía Peñín.

    En lo que se refiere a la DOQ Priorat -unas 210 muestras evaluadas, una cifra muy significativa teniendo en cuenta que se trata de vinos bastante exclusivos-, sigue mostrando elaboraciones "de una alta calidad" y que presentan una línea muy clara de "potencia, mineralidad y notas maduras", esto último como consecuencia de varios años -2009, 2011 y 2012- de relativa sequía.

    Como dato curioso, González Sáez destaca "la elegancia y expresividad con connotaciones mediterráneas" detectada en algunos vinos que se han podido catar de las añadas 2005 y 2006.

    En la DO Terra Alta se han evaluado unos 170 vinos, aunque en esta zona, según los catadores, conviven dos realidades bien distintas: "elaboradores que apuestan por la creación de vinos correctos, pero sin singularidad definida, y otros empeñados en demostrar que la Terra Alta sí se puede posicionar en el mercado del vino, principalmente apostando por la variedad garnacha blanca".

    La cosecha 2012 se ha caracterizado por la sequía, por lo que el equipo de cata ha señalado que los vinos que más destacan son los blancos envejecidos en botella.

   Por último, la DO Tarragona, con un centenar de referencias catadas, "vive un momento de dispersión y de falta de horizonte".

    "Le falta una definición clara, no observamos movimiento en los últimos años", añade el director de la Guía Peñín, aunque sí destaca de esta denominación de origen la alta calidad de los vinos dulces y rancios.