Un vídeo capta cómo agentes se quedan con patatas y naranjas decomisadas

0
2

   El Ayuntamiento explica que los sacos de naranjas y patatas procedían de decomisos de venta ambulante ilegal, que "se almacenaron siguiendo el procedimiento reglado" en las dependencias municipales, en un inmueble que comparten la Policía Local y la Nacional.

    Las patatas y las naranjas quedaron allí para su custodia "con las preceptivas actas de la veterinaria municipal" en las que se informaba de que el material no reunía "las condiciones higiénico-sanitarias oportunas".

    Por ello, añade el Ayuntamiento, "se dio orden de destrucción", que se llevó a cabo arrojando el material a un camión de la basura.

    Pero algún vecino, desde un edificio colindante, grabó en vídeo cómo mientras esto se hacía varias personas se acercaban y se llevaban algunos sacos de naranjas y patatas y cómo algunos de ellos las metían en coches estacionados en las inmediaciones.

    Tras conocer los hechos, el delegado municipal responsable de Seguridad Ciudadana, José Antonio Ayuso, ha celebrado una reunión urgente con los responsables técnicos y la asesoría jurídica municipal.

    En ella, se ha decidido incoar expediente informativo del asunto, para lo que se ha solicitado a los responsables en la materia la elaboración de los "informes técnicos necesarios para la adopción de cuantas medidas sean necesarias con el rigor y la contundencia oportuna que se precise" y "para dilucidar responsabilidades de cualquier orden, tanto de régimen interno como cualquier otro que proceda".

    En la nota, el delegado municipal considera que "estos hechos han sido fruto de comportamientos individuales impropios que deberán ser asumidos por los responsables de los mismos".

    Por su parte, el subdelegado del Gobierno en la provincia de Cádiz, Javier de Torre, ha informado de que también va a iniciar una investigación para esclarecer los actos ocurridos en la comisaría conjunta de Puerto Real e "iniciar las acciones disciplinarias que se crean necesarias".

    En una nota de prensa, Javier de Torre condena la actuación de los agentes, considera que no se puede "permitir este tipo de comportamiento por parte de funcionarios públicos" y explica que "se analizarán las imágenes" para depurar responsabilidades.

    El subdelegado pide que "circunstancias como éstas" no sirvan "para juzgar la labor del Cuerpo Nacional de Policía, que diariamente vela por mantener la seguridad y el orden público en toda la provincia de Cádiz".