Jóvenes agricultores europeos viajaron a China para visitar zonas rurales y conocer a agricultores locales con los que han intercambiado experiencias para aprender mutuamente y mejorar sus capacidades agrícolas, dentro de un programa de intercambio de China y la Unión Europea (UE) que se clausuró este viernes 15 de junio, y donde destacaba también la participación de una joven agricultora de Burgos.

Un total de once jóvenes han visitado durante dos semanas diferentes zonas del país asiático, como Shanghái y Mongolia Interior, dentro de la segunda edición de esta iniciativa con el que se pretende mejorar la cooperación agrícola entre ambas partes.

El programa, que concluyó hoy con una ceremonia en la delegación de la UE en Pekín, también incluye la visita de un grupo de agricultores chinos a Europa.

El objetivo final es reconocer la importancia que tienen los jóvenes agricultores a la hora de mantener la vitalidad de las zonas rurales y promover una agricultura más sostenible, competitiva y moderna, insistieron desde la UE.

Una de las participantes ha sido la española Elena Rodríguez, propietaria de una pequeña plantación hortícola en Burgos, que ha destacado la importancia de este tipo de iniciativas para poder “saber cómo funcionan, cómo piensan y cómo se hacen las cosas” fuera de Europa.

“…aquí lo que preocupa es tener comida suficiente para alimentar a la población”

En Mongolia Interior (norte), el grupo pudo visitar zonas rurales y mantener contacto con los agricultores locales, mientras que en Shanghái (este) descubrieron la isla de Chongming, una zona ecológica protegida de las grandes construcciones y la industria.

“Hay una diferencia de prioridades muy grande. En Europa la calidad es muy importante, el exportar, el abrirse mercado… mientras que aquí lo que preocupa es tener comida suficiente para alimentar a la población”, explicó a Efe Rodríguez.

En este sentido, señaló que en China “la sostenibilidad la entienden de otra manera”, y la normativa en agricultura ecológica es “más relajada” que la europea.

El jefe adjunto de la delegación de la Unión Europea en China, Chris Wood, destacó que la UE y el país asiático deben trabajar juntos para fortalecer su cooperación agrícola, una área “crítica” para la economía y la sociedad.

El gran reto del futuro, apuntó, es encontrar métodos más sostenibles que garanticen la seguridad alimentaria, reduzcan las pérdidas de alimentos y combatan los efectos del cambio climático.

Wood destacó la importancia de los jóvenes agricultores para lograrlo, ya que sus ideas son claves para revitalizar el sector y garantizar su sostenibilidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here