Una de cada tres latas de bonito del norte lleva otras especies y además eran congeladas

0
13

     El equipo investigador, en el que participaron profesores de otras universidades -Universidad Complutense de Madrid-, empleó la técnica inmunoenzimática conocida como ELISA, uno de los métodos alternativos a los ensayos de ADN más efectivos para autentificar especies.

     Según explica la Universidad CEU San Pablo en un comunicado, el equipo procedió a identificar el bonito del norte y a diferenciarlo de otras especies de escómbridos de menor valor comercial a través de la obtención de anticuerpos policlonales.

Un engaño al consumidor y un "descrédito" para muchas empresas


     En el 32,5 % de los casos analizados, los anticuerpos obtenidos en el estudio frente a la especie bonito del norte no mostraron reactividad, lo que refleja que las muestras no se correspondían con lo expuesto en el etiquetado.

     En el caso del resto de piezas -67,5 %-, el estudio apunta que estas deberían ser sometidas a un análisis de ADN posterior para diferenciar entre el bonito del norte y el rabil, ya que los anticuerpos obtenidos no diferenciaron estas dos especies.

     Según los responsables del estudio, los resultados demuestran que, a pesar de las nuevas normas comunitarias, siguen existiendo casos de fraude por mal etiquetado que son un "engaño" al consumidor y un "descrédito" de muchos fabricantes.

La industria de atún cuestiona el rigor del estudio del etiquetado del bonito


    

     Por su parte, la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescado (Anfaco) ha manifestado su "asombro" y "extrañeza" por el estudio que señala un etiquetado fraudulento del bonito del norte, además de cuestionar que se haya realizado en los laboratorios acreditados.

     El secretario general de Anfaco, Juan Manuel Vieites, ha reaccionado así, en declaraciones a Efeagro, respecto a una investigación de la Universidad CEU San Pablo de Madrid, que señala que un 32,5 % de las muestras de bonito del norte o atún blanco analizadas correspondían a especies de menor valor comercial.

     Vieites ha manifestado que, aunque habría que conocer los detalles de la investigación, en principio existe una "gran diferencia de tonalidad y de color" entre las especies de atunes. Por este motivo, ha añadido, es "impensable" que el supermercado o el consumidor vayan a aceptar como bonito -más claro- otras especies como la bacoreta o listado que son "muy diferentes y mucho más oscuras".

     El responsable de Anfaco-Cecopesca ha señalado que habría que comprobar si la investigación se ha realizado en laboratorios certificados por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) o siguiendo normas como las ISO.