Un grupo de investigadores de la Universidad de Coimbra ha abierto una esperanza en la lucha contra el nematodo que en la última década ha secado miles de pinares en la península Ibérica, tras descubrir las proteínas que libera este patógeno, lo que posibilitará su anulación.

La Universidad explicó que ese equipo de científicos, liderado por Joana Cardoso, ha descubierto nuevas proteínas relacionadas con el nematodo de pino (bursaphelenchus xylophilus) que son liberadas a través de un proceso enzimático muy rápido, que provoca que los pinos se sequen en un breve período de tiempo.

El estudio, desarrollado a lo largo de los últimos tres años, ha analizado dos tipos de nematodos (pequeños gusanos microscópicos) relacionados con el pino, uno inocuo para el árbol y el otro maligno.

Este descubrimiento posibilitará, según la propia Universidad, desarrollar nuevas estrategias de control

Tras analizar y comparar las proteínas que liberaban sendas especies de nematodos -que llegan al pino transportados por un mosquito-, los investigadores portugueses descubrieron que el maligno segregaba muchas más proteínas, responsables éstas de la destrucción de las células del pino, que hacen que muera el árbol.

De las 422 proteínas cuantificadas, el nematodo maligno segregaba 158 más que el otro, que son, en principio, las causantes de que el pino acabe secándose.

Este descubrimiento posibilitará, según la propia Universidad, desarrollar nuevas estrategias de control de nematodo de pino, que en los últimos años ha supuesto una seria amenaza ambiental y económica para la industria maderera.

El siguiente paso que dará este grupo de investigadores será el de estudiar y desarrollar fórmulas que permitan anular el proceso enzimático que desarrollan estas proteínas en el interior de la madera del pino para salvar los árboles.

El estudio, en el que han participado miembros del Centro de Ecología Funcional y del Laboratorio de Espectrometría de la Universidad de Coimbra, ha sido publicado en la revista “Scientific Reports”.

El primer foco en España se detectó en el año 2008 en la Sierra de Gata y fue errdicado sib nuevo positivos

El nematodo de la madera del pino fue detectado por primera vez en territorio europeo en Portugal, en el año 1999.

Desde entonces, Portugal ha aplicado un programa de erradicación que persigue evitar que la propagación de este organismo nocivo se extienda fuera de las zonas infestadas de ese país.

Además, desde que dicho nematodo de pino fue detectado en algunas zonas fronterizas españolas como Pontevedra, Cáceres o Salamanca, también se aplicaron en España una serie de medidas restrictivas para la comercialización y el control de la madera, siguiendo las normas que marca la Unión Europea (UE).

Esto ha supuesto numerosas pérdidas económicas para la industria maderera, ya que la madera de pino en las zonas restringidas tiene que ser astillada en el propio lugar y, por tanto, no se pueden hacer tablones para su posterior utilización.

Según el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España, la situación actual “continúa siendo preocupante”.

El primer foco en España se detectó en el año 2008 en la Sierra de Gata, en el término de Villanueva de la Sierra (Cáceres), y fue erradicado completamente tras cuatro años sin nuevos positivos.

En proceso de erradicación se encuentran el foco declarado en el año 2010 en la localidad de As Neves (Pontevedra), el de Valverde del Fresno (Cáceres) del año 2012 y el de Sancti-Spíritus (Salamanca), localizado en 2013.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here