La integración forma parte del ADN del cooperativismo agroalimentario andaluz, habiéndose convertido, con el paso de los años, en uno de sus principales ejes estratégicos. Con mucho trabajo por hacer todavía, la unión de las cooperativas andaluzas, mediante fusiones, alianzas e integraciones comerciales, ha permitido un mejor posicionamiento de estas empresas en la cadena agroalimentaria y un mayor poder de negociación en los mercados, así como acceder a condiciones financieras más favorables para, entre otros aspectos, poder invertir en innovación, generar mayor valor añadido en las producciones y aumentar la competitividad.

En este sentido, el trabajo que se viene realizando en la materia desde Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía ha sido clave para mejorar la rentabilidad y la eficiencia de sus entidades asociadas, promoviendo la creación y el fortalecimiento de éstas, y orientando su acción en dos ámbitos principales.

Por un lado, hacia la integración de cooperativas de primer grado en otras de mayor dimensión, a fin de abordar el proceso de comercialización desde estructuras consolidadas, con tamaño y presentes en los mercados internacionales que, además, permitan minimizar las consecuencias de coyunturas desfavorables para el sector agroalimentario, como el Brexit o la adopción de aranceles de Estados Unidos a la aceituna negra española.

Por otro, impulsando la fusión entre cooperativas de primer grado, de menor dimensión, en una nueva entidad, con el objetivo de ahorrar costes y lograr una mayor rentabilidad de las empresas participantes en dicha fusión, comenzando por aquellas que comparten término municipal y sector, a las que anima a trabajar conjuntamente.

Esta línea estratégica de la federación se ha visto reforzada en los últimos años con el apoyo de las administraciones públicas, las cuales consideran clave avanzar en integración cooperativa para el desarrollo del sector agroalimentario andaluz. Un ejemplo de ello es el proyecto ‘Impulso en la integración de cooperativas agrarias con el fin de mejorar la competitividad’, financiado por la Consejería de Conocimiento, Investigación y Universidad de la Junta de Andalucía, a través de la Dirección General de Economía Social y Trabajo Autónomo, y con cargo a la línea 4 de Innovación y Competitividad Empresarial de la Economía Social, dentro del Programa de Apoyo a la Promoción y el Desarrollo de la Economía Social para el Empleo, en la convocatoria de 2017.

Con este tipo de ayudas, el Gobierno andaluz trata de impulsar el crecimiento de las cooperativas, ya que en opinión de la consejera del área, Lina Gálvez Muñoz, el sector de la economía social es un activo para el desarrollo local y rural y ejerce como elemento de cohesión del territorio, además de generar “riqueza con mayor igualdad” y “empleo de más calidad”.

En consecuencia, en el marco de este apoyo, entre el 1 de enero de 2017 y el 31 de octubre del presente año, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía ha llevado a término numerosos procesos de integración, fusión y creación de grupos de comercialización, en los que han participado una treintena de empresas.

Procesos de dimensión, integración y fusión

Las actuaciones en materia de dimensión cooperativa se han llevado a cabo por toda la geografía andaluza. En cuanto a las integraciones de cooperativas de primer grado en otras de mayor tamaño, la cooperativa Parque Natural (Níjar, Almería) se ha integrado en Unica Group (La Mojonera, Almería), primera empresa exportadora hortofrutícola de España; Virgen de Palomares, de Trebujena (Cádiz), ha accedido a la sección de vino de Dcoop (Antequera, Málaga); las cooperativas jienenses Cristo de la Salud, de Villargordo, y San Marcos, de Beas de Segura, han pasado a formar parte del grupo Jaencoop (Villanueva del Arzobispo, Jaén); mientras que en la provincia de Sevilla, la cooperativa San Juan Bautista, de Villanueva de San Juan, se ha incorporado a la sección de aceituna de mesa del grupo Manzanilla Olive (Utrera, Sevilla).

También se han producido integraciones de cooperativas en estructuras de suministros, con el objetivo de ofrecer a sus asociados un servicio completo para la compra de inputs a precios económicos. Concretamente, en Córdoba, las cooperativas La Purísima (Priego de Córdoba), Olivarera San José (Valenzuela), Cooperativa Ganadera Cordobesa (Córdoba) y Vitivínicola La Purísima (Puente Genil) se han integrado en Suministros y Servicios del Grupo Federado; y varias entidades de Huelva y Cádiz, en la cooperativa Seprocoop (Huelva) dedicada a los suministros así como al servicio fiscal y contable.

Por otra parte, hay entidades que han dado un paso más en la integración y se han fusionado con otras cooperativas, como resultado del trabajo desarrollado por Cooperativas Agro-alimentarias. Cabe destacar el proceso que ha logrado la unión de las dos cooperativas olivareras de la capital jienense, como son las cooperativas San Juan y Virgen de la Capilla, las cuales aprobaron en julio de 2018, su integración en una nueva que lleva por nombre Ciudad de Jaén. Sin abandonar la provincia, las dos cooperativas, también olivareras, de Cabra del Santo Cristo, esto es El Santo Cristo de Burgos y La Unión, culminaron, igualmente durante el mes de julio, su proceso de fusión, decidiéndose en su caso la integración en La Unión del Santo Cristo.

Cambiando de provincia y sector, algunos meses antes, en marzo de 2018, se creó la sección de orujo dentro de la cooperativa multisectorial Dcoop, a partir del proceso de fusión de ésta con Orujera Interprovincial de Fuente de Piedra, entidad que engloba, a su vez, a más de una treintena de entidades de las provincias de Málaga y Sevilla.

Finalmente, en cuanto a los grupos de comercialización que se han constituido, con el apoyo de la Consejería de Conocimiento, Investigación y Universidad, se encuentran Coperalia, de ámbito oleícola, y que está conformado por las cooperativas granadinas San Francisco de Asís (Montefrío), San Isidro (Loja), San Sebastián (Benalúa de las Villas), Nuestra Señora de los Remedios (Iznalloz) y Agropecuaria Granadina 2º grado (Granada), en la que se integran, a su vez, las cooperativas Santa Isabel (Campotéjar), Nuestra Señora de la Cabeza (Cúllar), Almazara Montillana y San Idefonso (Peligros). Asimismo, las cooperativas jienenses San Antonio, de Alcalá la Real; San Isidro, de Castillo de Locubín; y Cooperativa del Campo San Rafael, de Frailes, también forman parte del grupo.

Además, resulta de especial interés la participación de la entidad sevillana Guadavi en Catavi S.A., uno de los principales centros de productos avícolas de toda España.

En la culminación de todos estos procesos, ha sido clave el trabajo desarrollado por Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, que ha llevado a cabo la identificación de entidades con interés en dimensionarse, a las cuales ha informado, asesorado y suministrado toda la información requerida en materia económico-financiera, jurídica, organizativa, laboral y logística, acompañando a las cooperativas a lo largo de todo el proceso y más allá de su culminación, con los trámites administrativos y de registro pertinentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here