Unas 130.000 cabezas de ganado controladas sanitariamente este año en Bizkaia

0
18

   La diputada, que ha agradecido la labor que desempeñan los profesionales y veterinarios de su departamento de la mano del sector, ha explicado que se ha solicitado el estatus de "indemnes" para la brucelosis ovina y bovina y que se espera lograr en breve la misma catalogación para la tuberculosis.

    El País Vasco ha solicitado su declaración como comunidad oficialmente indemne de brucelosis ovina, caprina y bovina.

    De las 7.000 explotaciones ganaderas vizcaínas que han pasado la campaña sanitaria en 2012, 3.000 son de bovino, 2.500 de ovino y 1.500, de caprino. Se han controlado 47.400 vacas, 65.700 ovejas y 16.000 cabras.

    Las campañas sanitarias tienen como objetivo erradicar la tuberculosis, brucelosis, leucosis y perineumonía bovina y, de este modo, asegurar una cabaña ganadera saneada que garantice una producción de alimentos seguros desde el punto de vista sanitario, ha resaltado la Diputación vizcaína.

    Estas campañas están reguladas por los programas de erradicación estatales, son de carácter anual y de obligado cumplimiento.

    Aunque anteriormente ya existían algunos programas, fue en diciembre de 1984 cuando las campañas sanitarias se hicieron obligatorias para el cien por cien del censo ganadero bovino del País Vasco y lo mismo sucedió en 1988 para el censo ovino-caprino.

    La Diputación, competente en esta materia en Bizkaia desde 1983, ha resaltado que el País Vasco fue pionero en España en implementar como obligatoria la directiva comunitaria por la que se regulaban los programas de erradicación de tuberculosis y brucelosis.

    Inicialmente, las enfermedades sometidas a control en las campañas sanitarias fueron la brucelosis, la tuberculosis y la fiebre aftosa. Aunque el control de las dos primeras se basaba en el diagnóstico y sacrificio de animales infectados, frente a la tercera se estableció la vacunación anual hasta que la enfermedad desapareció a finales de los 80.

    Posteriormente fueron incorporándose nuevas enfermedades, como la leucosis y la perineumonía, de las cuales Bizkaia, también, "está libre", ha subrayado la Diputación.

    Otras enfermedades de la especie ovina y bovina de las cuales Bizkaia dispone de programas de control son la ‘lengua azul’ y las encefalopatías espongiformes.

    El departamento vizcaíno de Agricultura ha puesto de relieve también que los ganaderos jugaron un "papel decisivo" en los inicios de la implantación de las campañas de saneamiento ganadero, ya que el grado de colaboración de las organizaciones agrarias (sindicatos, cámaras agrarias y cooperativas) fue "alto" para adaptarse a las nuevas exigencias sanitarias.