Uno de cada cuatro agricultores y ganaderos realizan sus labores en áreas protegidas

0
19

     En este sentido, ASAJA-Sevilla recuerda que espacios tan importantes para la provincia de Sevilla como la Sierra Norte, el Espacio Natural de Doñana, los humedales incluidos en el convenio de RAMSAR o las Zonas de Especial Protección para las Aves Esteparias (ZEPAS) podrían ser objeto de acciones específicas que, por un lado, permitan una mayor implicación de los agricultores en la gestión activa del medio ambiente, ya que la actividad agraria es la mejor aliada de su conservación, y que, al mismo tiempo, sirvan para compensar las limitaciones que conlleva para la actividad agrícola y ganadera que se realiza en estos espacios.

El proyecto LIFE Esteparias es un buen ejemplo… si se paga

     Buen ejemplo de esta línea de trabajo que demanda ASAJA-Sevilla ha sido el Proyecto  LIFE para la “Conservación y gestión en las zonas de Especial Protección para las Aves Esteparias de Andalucía”, que está a punto de finalizar tras tres años de trabajo en los que se ha conseguido, según los censos elaborados por la Consejería de Medio Ambiente, que las poblaciones de numerosas aves esteparias, y especialmente de avutarda, se hayan consolidado y muestren una tendencia creciente en la ZEPA Campiñas de Sevilla.

    Para ello el proyecto ha desarrollado actuaciones para la gestión y conservación de estas aves, como la compra de cosecha y de rastrojos, la adecuación de la cubierta vegetal en olivar o el mantenimiento de linderos. En esta labor han participado unos 70 agricultores de la provincia de Sevilla, que han trabajado en un área de 3.055 hectáreas en la que se ha compatibilizado la conservación con la actividad agraria y ganadera de la zona.

    Estos compromisos adquiridos por los agricultores participantes en el proyecto LIFE Esteparias concluyeron el pasado 30 de septiembre, por lo que la organización agraria recuerda a la Consejería de Medio Ambiente que, cumplidas todas las obligaciones por parte de los agricultores, "cumpla también ella con su deber, ya que nueve meses después de la finalización de la tercera campaña agrícola, nos encontramos con que aún se adeudan pagos a los agricultores de la ZEPA Campiñas de Sevilla por valor de 500.000 euros".

     Por ello, ASAJA-Sevilla considera "inadmisible este retraso y ha denunciado esta situación ante los responsables del proyecto y ha solicitado que se tramiten los pagos pendientes con carácter de urgencia".

    Hay que recordar que los pagos pendientes compensan por el lucro cesante de inversiones y gastos asumidos por los agricultores al principio de la tercera campaña agrícola, es decir, septiembre-octubre de 2012, por lo que el retraso injustificado en la realización de los pagos resulta aún más gravoso.