UPA-UCE pide a Junta extremeña abone los 12 millones en ayudas a tabaqueros

0
8

EFE.- El secretario general de UPA-UCE Extremadura, Ignacio Huertas, ha pedido a la Administración autonómica que medie con la empresa pública Cetarsa para que suba el precio a 2,40 euros el kilo del tabaco, como estaba en 2010.

Huertas, acompañado del presidente del Comité Consultivo del Tabaco en Bruselas, Teófilo Moreno, ha comparecido en rueda de prensa hoy en Cáceres para "denunciar la situación de los tabaqueros que no llegan a cubrir costes".

El secretario general de la organización agraria ha agradecido a la Consejería de Agricultura la acción de apoyo a la producción de tabaco realizada el pasado 25 de febrero pero le ha indicado que "también está en su mano ayudar desde aquí".

Así, Huertas ha señalado que de los 48 millones presupuestados en Bruselas para ayudas agroambientales para el periodo 2010-2016 solo se han pagado 6 millones correspondientes al 2010.

Por lo tanto, ha indicado Huertas, "se adeudan el 2011 y 2012" que calcula serán unos 12 millones de euros, aunque matiza que si "esa cuenta es así se pagarían 36 millones y se perderían 12".

Huertas ha explicado que se trata de ayudas cofinanciadas en el 75% por la Unión Europea y el resto por parte del Ministerio de Agricultura y el Gobierno de Extremadura y que "hasta que la Junta no abone su parte no se recibirán".

Esta situación se suma, ha apuntado el dirigente, a que Cetarsa "ha bajado en un 14% desde el año 2010 los precios por el tabaco", así indica de 2,40 euros el kilo se ha pasado a 2,10 euros.

Huertas ha pedido al consejero de Agricultura, José Antonio Echávarri, que medie con la empresa pública para que "suban los precios a los del 2010" y ha indicado que Cetarsa "sigue cobrando lo mismo de las multinacionales".

De no solucionarse, Huertas ha dicho que "habría que cambiar de modelo" y pasar a vender el tabaco directamente a las multinacionales sin intermediarios.

Esta situación, ha incidido el secretario regional de UPA-UCE, hace que los "tabaqueros estén vendiendo por debajo de los costes de producción" y que el futuro del tabaco en la región está en peligro".

Por último, ha señalado que el "último ataque de Bruselas hacia el tabaco" ha sido la nueva directiva comunitaria que habla de "uniformidad de marcas", algo que perjudica al sector extremeño porque "vendemos a marcas de calidad".

En Extremadura, ha recordado, se produce el 95% del tabaco de España y hay 2.500 producciones que afectan a 17.000 familias.