UPA Y COAG piden un aumento de 0,04 euros más por kilo de patata al productor

0
17

EFE.- Los representantes de la Alianza por la Unidad del Campo, integrada por las organizaciones COAG y UPA, han demandado hoy en Salamanca un incremento de los precios de la patata de 0,04 céntimos de euro más para el agricultor, con el fin de evitar "ya no ganar dinero, sino no tener que perderlo".

En rueda de prensa, el secretario regional de UPA, Julio López y el secretario provincial y regional de COAG, Aurelio Pérez, han acusado a los distribuidores de ser "los que se llevan todos los márgenes comerciales".

Sobre este respecto, Pérez ha pedido un acuerdo en el marco de la Mesa Regional de la Patata para que se suba en 0,04 céntimos el precio que se paga al agricultor por kilo de patata, que en este momento se sitúa entre los 0,06 y 0,08 euros.

En opinión del responsable de COAG, llegando a los 0,12 céntimos "por lo menos se cubren los costes, aunque no ganen nada, pero no pierden como está pasando en este momento".

Para Pérez la Mesa de la Patata "es la que tiene que crear consenso para salvar al sector y dotarle de estabilidad", algo que "no está pasando en este momento", ha agregado.

Los responsables de los sindicatos agrarios han considerado que existe un margen "suficiente de maniobra" entre los 0,06 euros por kilo que recibe el productor hasta los 0,80 euros que paga el consumidor, "algo abusivo", han calificado.

En su intervención, Pérez ha acusado a las grandes superficies de ser "las verdaderas causantes de todos los problemas" y en concreto a la patata que se está importando desde Francia que es "la causante de esta situación. No podemos permitir que esto ocurra en Castilla y León y Salamanca".

También se han referido a los piquetes que durante estas semanas han impedido la extracción de patata y su llegada a los almacenes de la provincia.

Sobre este respecto, el responsable regional de COAG ha manifestado que se trata "de un ataque frontal a los productores salmantinos", ya que en el resto de las provincias de esta región aún no ha comenzado la campaña.

Los piquetes, ha añadido, van a provocar que se pierda "mucha producción que solo podrá destinarse a la alimentación de los animales, con un coste inferior".