UUAA denuncia recorte de ayudas a agricultores y ganaderos para desbroces

0
3

EFE.- Bajo el lema "Ourense rural, muere", alrededor de doscientos trabajadores se dieron hoy cita delante de la delegación territorial de Medio Rural con el objetivo de "trasladarle al gobierno de Feijoo la indignación y la preocupación que existe en el rural ourensano ante la falta de inversión y planes de futuro para el mismo".

El motivo de las protestas es el recorte de las ayudas y que sumado a "los índices de abandono de la actividad agro-ganadera y de envejecimiento de la población, "está provocando que Ourense se quede sin agricultores y ganaderos".

Esto supone, afirman el "abandono de los montes, el aumento de las manadas de lobos y jabalíes y, sobre todo, el incremento de la cantidad y peligrosidad de los incendios forestales".

Según González, por cada hectárea que desbroza un agricultor o un ganadero, el trabajador cobra "40 euros" cuando la Xunta gasta "500 euros por desbrozar una hectárea" y "70 euros por vigilar", lo que "supone un ahorro y eficacia" para la administración en las tareas de prevención.

En este sentido, advirtió de que "si hay que recortar, que recorten en gastos superfluos", como es la utilización de helicópteros, aduciendo que mientras que cada hora de helicóptero cuesta "cinco mil euros" y cada hectárea de desbroce gestionada por la Xunta, 500, la gestionada por los agricultores cuesta "cuarenta euros".

"Por cada hectárea que se quema en Lugo, arden dos en Ourense", advirtió el sindicato en un comunicado, cuando "curiosamente, Ourense tiene casi el doble de monte gestionado bajo la administración que Lugo y sin embargo su superficie forestal trabajada es 20 veces menor", que la de la provincia lucense.

Además de reclamar ayudas para gestión del monte, el sindicato urgió a poner en marcha de las Mesas del Vino con el fin de "fijar mecanismos de precios para las uvas", una demanda que hizo extensible a la producción de patata "ante la necesidad de controlar la semilla certificada" o "la creación de un observatorio de precios que impida las oscilaciones tan violentas que sufren los productores de A Limia".