La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Córdoba ha destacado la labor de los agricultores, ganaderos y los titulares de explotaciones forestales y cinegéticas como aliados en la lucha contra los incendios, por lo que insiste en la colaboración conjunta con las administraciones.

El presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, ha manifestado que “no se puede olvidar la importantísima labor que los profesionales del sector agrario, ganadero y selvícola desempeñan a lo largo de todo el año para contribuir a que no ocurran grandes incendios cuando llega la época de peligro”.

Igualmente, desde la organización han señalado que  este año, las abundantes precipitaciones de la primavera, han contribuido a que en los montes haya una gran cantidad de pastos, y a que los estratos herbáceos y arbustivos se hayan desarrollado logrando grandes portes y, por tanto, el peligro de incendios mayor.

El pastoreo, la actividad forestal y cinegética contribuyen a la prevención de incendios

El pastoreo llevado a cabo en las zonas ganaderas tradicionales de la provincia hace que “en estas áreas no estemos expuestos a grandes catástrofes al estar los montes y las dehesas pastoreadas, y la carga de combustible vegetal susceptible de arder sea mínima”.

Por otra parte, “los agricultores realizan importantes labores que contribuyen a lo mismo, con los laboreos, la limpieza de olivares o la realización de cortafuegos perimetrales en los rastrojos tras las siegas”.  

Del mismo modo, los titulares de explotaciones forestales y cinegéticas contribuyen a la prevención de incendios con la labor realizada a lo largo de todo el año limpiando los montes, eliminando materia vegetal a través de trabajos como desbroces, cortas de árboles para aclarar las masas, podas, etcétera.

Asaja recuerda que la Ley 5/99 de prevención y lucha contra los incendios forestales en la Comunidad Autónoma de Andalucía, recoge entre otros muchos asuntos la obligación que tienen todos los titulares de terrenos forestales (incluidas las dehesas) de elaborar un Plan de Prevención de Incendios y presentarlo para su aprobación ante la Consejería de Medio Ambiente. En estos planes, se recogen y detallan los cortafuegos que los propietarios se comprometen a repasar cada año, así como los puntos de agua captable, los accesos, o los carriles de las fincas y los propietarios asumen íntegramente, cada año, los costes económicos que les supone cumplir estas exigencias ante la administración.

La organización agraria contribuye a informar a todos estos profesionales de nuestro medio rural, así como a realizar infinidad de trámites como las autorizaciones para quemas, certificaciones de cortafuegos, revisiones de planes de incendios, planes de autoprotección, etcétera, de manera que esta labor también contribuye inequívocamente a la prevención de incendios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here