El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, no teme que la nueva fiscalidad sobre el tabaco afecte de una forma importante a la productividad y rentabilidad de esta planta en Extremadura, donde se concentra casi la totalidad del cultivo de tabaco en España.

Vara ha hecho estas declaraciones tras entrevistarse el lunes con la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, para tratar varios asuntos relacionados principalmente con el sector agrario y ganadero.

Para el presidente del Gobierno regional, tal y como se ha planteado la nueva fiscalidad sobre el tabaco, ésta va a tener unos efectos “neutros” sobre el sector, y ha insistido en que los impuestos que graban el tabaco no se modificaban desde el año 2013.

Guillermo Fernández Vara ha recordado además que era necesario ajustar esa fiscalidad para dar cumplimientos a los fallos de los tribunales europeos, y ha asegurado que se trata de una subida “no muy significativa” que va en línea de las conversaciones que ya habían mantenido con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

En los próximos meses se abrirán las negociaciones con las empresas multinacionales del tabaco para negociar los contratos de la próxima campaña, que deberían estar cerrados en torno al mes de marzo, ha explicado Vara, quien ha subrayado la importancia de este sector para Extremadura por ser el “sustento” de numerosas familias.

El presidente extremeño sí ha trasladado a Tejerina su preocupación por el sector de la apicultura y por las restricciones que se producen a la libre movilidad de apicultores trashumantes.

Dejar respuesta