Varios estudios, uno de ellos extremeño, relacionan cerveza y buena salud ósea

0
38

Manuel Díaz ha destacado que la cerveza, en su consumo moderado, tiene muchos efectos positivos a nivel cardiovascular, neurológico y en otras áreas, a las que se suman ahora sus propiedades para la masa ósea, tal y como demuestran estudios e investigaciones.

Uno de ellos es el estudio "Effect of Beer Drinking on Ultrasound Bone Mass in Women", elaborado por la Universidad de Extremadura, y que fue publicado en la revista Nutrition, realizado a través de ultrasonidos en la falange en más de 1.000 mujeres sanas.

Según ese informe, había una reducción en la densidad ósea en el grupo de mujeres que no tomaban cerveza, comparado con las que sí lo hacía, independientemente de la edad y estado hormonal.

Díaz y Estruch concluyen tras analizar los estudios que diversos compuestos presentes en la cerveza, como los polifenoles -antioxidantes naturales- y el silicio, pueden ser beneficiosos en la salud ósea y contribuir a la regeneración del hueso.

Estos efectos positivos también se producen si el consumo es de cerveza sin alcohol, pues los componentes citados también se encuentran en esta bebida a pesar de que no tenga alcohol.

De todas formas, los doctores recuerdan que el consumo de cerveza no sustituye los efectos de los productos con calcio, que deben seguir tomándose; o que un exceso de alcohol lleva al efecto contrario, un riesgo importante de osteoporosis.

La ingesta de silicio varía en la mayoría de los países occidentales entre 20-50 mg al día, por lo que, según el contenido medio de silicio en la cerveza de 30 mg por libro, el consumo de dos cervezas al día posibilita la ingesta de 15 mg de este nutriente, han indicado.

Los doctores recuerdan que la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) incluye las bebidas fermentadas -cerveza, vino, cava o sidra-, de forma opcional y moderada, en la Pirámide de la Alimentación Saludable.

Insisten en que los efectos beneficiosos de estas bebidas se observan únicamente cuando el consumo es moderado y responsable por parte de adultos sanos en el marco de una alimentación equilibrada.