WWF pide la paralización del macroproyecto de una empresa española en el Golfo de California

0
5

WWF.-La empresa española Hansa Urbana planea desarrollar el plan urbanístico Cabo Cortés, en Baja California Sur (México). La Manifestación de Impacto Ambiental (equivalente a la Declaración de Impacto Ambiental en España) presentada por la empresa contiene vacíos legales y graves irregularidades denunciados reiteradamente por ciudadanos y sectores del gobierno federal mexicano.

WWF, sumándose a la iniciativa de Greenpeace y otras ONG mexicanas, ha comenzado una campaña global para poner fin a un proyecto que acabaría con un ecosistema designado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y con la economía de toda la región.

En una zona de altísimo valor ecológico y paradigma del turismo rentable y respetuoso con la naturaleza, Los Cabos (Baja California, México), la empresa española Hansa Urbana pretende construir 30.000 habitaciones distribuidas en 15 hoteles, así como viviendas asociadas para alojar entre 150.000 y 300.00 personas. El proyecto contempla, además, la construcción de infraestructuras y servicios públicos para dar cobertura a la nueva población, dos campos de golf, una marina deportiva, dos rompeolas, pozos de bombeo, un acueducto, dos campos de golf y una marina.

La red mundial de WWF ha puesto en marcha una campaña conjunta dirigiendo hoy un llamamiento a las autoridades mexicanas para rescindir de forma definitiva las autorizaciones al proyecto. El plan urbanístico representa una seria amenaza para la sustentabilidad económica, social y ambiental del Golfo de California, con impactos negativos previsibles en el Parque Marino de Cabo Pulmo, descrita recientemente por la comunidad científica como “la reserva marina mejor conservada del mundo”.

En total, el área edificada sería equivalente a la de la ciudad de San José del Cabo, 3.800 hectáreas. El complejo duplicaría la infraestructura hotelera actual– 11.026 habitaciones – de las cuales actualmente más de la mitad permanece desocupada a lo largo del año (52% en 2009 y 63% en 2010). Además, se le ha otorgado la concesión para extraer el equivalente al 100% del agua disponible del único acuífero no sobre-explotado en una región desértica.

Estas cifras ponen en duda la viabilidad económica del proyecto, el cual presenta grandes riesgos para la estabilidad social y económica de la región, representa un modelo de turismo no bienvenido por las poblaciones locales, y produciría daños irreversibles a los ecosistemas y al arrecife de coral.

En su región de origen, la costa mediterránea española, Hansa Urbana tiene una trayectoria de proyectos de alto impacto ambiental.

El Parque Nacional de Cabo Pulmo es un ejemplo de los beneficios ecológicos y económicos que brindan los ecosistemas saludables, convirtiéndose en uno de los principales puntos de buceo en el Pacífico mexicano y en un importante receptor de turismo de naturaleza en el estado.

La construcción del complejo turístico Cabo Cortés pretende la edificación en zonas de dunas protegidas y de desove de tortugas marinas. Por otra parte el plan contempla un inmenso movimiento de tierra, incluyendo el dragado submarino. El movimiento diario en la marina, así como el posible derrame de aceites y combustibles, y el tráfico en la superficie, representan una perturbación aguda para especies en tránsito como tortugas, tiburones y ballenas.

La Manifestación de Impacto Ambiental (equivalente a la Declaración de Impacto Ambiental en España) presentada por la empresa presenta innumerables irregularidades en el proceso de autorización, entre las que se encuentran especies jamás registradas en el área, nombres comunes y científicos erróneos y métodos de muestreo con resultados poco representativos. Por otra parte, no prevé la afectación causada a aves y especies marinas migratorias, ni considera el incremento de las actividades de pesca y tránsito marítimo en el área protegida.

Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF España declara: “Nos oponemos a que el modelo urbanístico que ha destruido la costa de España y ha provocado la burbuja inmobiliaria, se exporte a las mejores zonas litorales de América, para destruirlas”. Y concluye: “El turismo en México debe estar sustentado en propuestas viables a largo plazo, que garanticen los recursos económicos de la población local en sintonía con la naturaleza, y no en modelos obsoletos de demostrada inviabilidad económica y ambiental”

En concreto, proyectos turísticos similares a Cabo Cortés y que ya han fracasado en el Golfo de California son Puerto Peñasco, el Corredor Tijuana–Ensenada, Santa Rosaliíta, Loreto–Nopoló, o Puerto Escondido).

Sobre Cabo Pulmo

El 6 de junio de 1995 se estableció el Parque Nacional Cabo Pulmo en Baja California Sur, con una reserva marina de 7.111 hectáreas,el cual alberga el arrecife mejor conservado del Pacífico mexicano y el segundo mejor conservado en todo el Océano Pacífico, después de la Isla del Coco en Costa Rica. Gracias al esfuerzo conjunto de la comunidad local, científicos, organizaciones civiles y gobiernos municipal, estatal y federal, el arrecife de coral se ha recuperado, y ha permitido el regreso de especies migratorias como el tiburón ballena, las mantas gigantes, las ballenas jorobadas y las tortugas marinas, convirtiéndose en el área marina con mayor concentración de peces en todo el Golfo de California.

Según un estudio reciente de investigadores del Instituto de Oceanografía Scripps de la Universidad de California (San Diego, EEUU) se trata de la reserva marina mejor conservada del mundo. La protección y recuperación del arrecife ha permitido el regreso de especies migratorias como el tiburón ballena, mantas gigantes, ballenas jorobadas y tortugas marinas.

En 2005, Cabo Pulmo fue designado como Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO y en 2008 fue integrado a la lista del Convenio Ramsarsobre Humedales de Importancia Internacional.