Al parlamentario de Ciudadanos Toni Cantó no le cuadran las cifras oficiales de sacrificios de los animales alimentados con bellota en época de montanera, (periodo que transcurre entre los meses de octubre y marzo) y ha registrado una pregunta parlamentaria solicitando al Gobierno que explique y aclare si puede estar aconteciendo un fraude en la alimentación suministrada a esta clase de animales durante dicho periodo.

Según expone en su escrito el diputado de la formación naranja, el balance de sacrificios documentado por la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico, (ASICI) durante la campaña de montanera 2017/18 para “las producciones comercializadas bajo el paraguas de la Norma de Calidad del Ibérico, R.D. 4/2014, alcanzó la cifra total de 729.573 ejemplares”.

Para Toni Cantó estos datos no responden en absoluto a la realidad evidenciada -de manera generalizada- en las fincas habilitadas para su engorde, por cuanto “las desfavorables condiciones climatológicas –generalizada falta de lluvias en las parcelas de engorde– padecidas a lo largo de todo el otoño del año 2017 y hasta bien entrado el invierno, del año 2018, provocaron una reducidísima producción de bellota y la existente además de un pequeño tamaño, presentaba unos bajísimos niveles de contenido proteico”.

En su exposición de motivos, el parlamentario de Ciudadanos señala igualmente que “la temporada de montanera 2016/17 terminó con más de 716.000 animales registrados oficialmente como de bellota, (en años anteriores se han llegado a censar y oficializar hasta el 1.000.000 de ejemplares) a pesar de que también la campaña fue tremendamente adversa y cosechó unos bajísimos niveles de producción en todas las fincas adehesadas.

A pesar de todo ello, estas desfasadas y ficticias cantidades, han sido ampliamente superadas en la edición del 2017/18, con casi 730.000 animales sacrificados y graduados de la calidad comercial ibérico de bellota, a pesar de padecer una disponibilidad de bellota aún más baja en todas las fincas”.

Entre las cifras barajadas por Asici y las del sector ganadero, hay una diferencia de hasta medio millón de animales engordados con bellotas

Sin embargo, Toni Cantó destaca en su pregunta parlamentaria que “en lo que si coincide todo el sector (ganaderos, industriales, miembros de los consejos reguladores de las DOP) es en la limitada capacidad de recursos productivos que atesora la dehesa, (escasez de hectáreas de superficie arbolada, desfavorables condiciones climáticas, enfermedades del arbolado, etc.) por lo que de manera unánime, todos los actores implicados consideran que en una excepcional campaña de montanera (rebosante de bellotas y pasto) es materialmente imposible cebar a más de 500.000 animales y en las dos últimas, la escasa disponibilidad de bellota en las dehesas peninsulares redujo el número de cabezas hasta las 275.000 como cantidad máxima”.

Basándose en estos antagónicos datos, Toni Cantó pone la lupa sobre las entidades de inspección y centra sobre ellas gran parte de la responsabilidad de todo lo que acontece, por sus distraídas actuaciones. Así el diputado naranja indica, “que una de las principales razones que apunta el sector, como causante del ficticio incremento de las producciones de la dehesa, es el hecho de que los formularios del control de la alimentación, el peso de entrada de los cochinos en montanera y el reconocimiento del factor racial de los animales seleccionados para su engorde en montanera, sean expedidos por unas sociedades independientes de verificación, que en realidad funcionan como asociaciones colaboradoras de la administración, (entidades de inspección) y a las que abonan estos informes los mismos ganaderos e industriales que contratan sus servicios”.

Esta deficiencia no solo ha sido apreciada por el parlamentario de Ciudadanos, puesto que en su pregunta parlamentaria Toni Canto expone que los rectores de la Asociación Española de Criadores de Cerdo Ibérico, (AECERIBER) indican de manera concluyente’ en un informe titulado ‘Diagnóstico de la situación del sector del ibérico’, “que la falta de fiabilidad en las actuaciones desarrolladas por algunas entidades independientes de control, es consecuencia directa de verse estas sujetas a la dependencia del cobro de sus servicios del ganadero a controlar, por lo que algunas entidades han podido ver limitada su independencia de actuación”.

En este sentido, la pregunta parlamentaria de Cantó hace también especial hincapié en que en una junta directiva de Asici, celebrada en septiembre de 2017 se decidió tomar medidas, por lo que sus rectores “encargaban a su personal técnico que reforzaran y repitieran las visitas de inspección a las dehesas”. Este refuerzo presencial en las dehesas, –que pedía ASICI a los miembros de su plantilla–, tenía como principal misión, “localizar incidencias graves, tales como ausencia de bellota en las fincas, detección de suplementación alimenticia con pienso a los animales de montanera y la localización de animales con exceso de peso en su entrada en montanera”.

Una situación que para el político de Ciudadanos viene a confirmar la evidente indolencia y pasividad mostrada hasta ahora por los integrantes del equipo técnico de Asici, a la hora de cumplir con sus obligaciones de control y denuncia, y de igual modo, pone al descubierto, la existencia y constatación de un flagrante, clamoroso y consentido engaño durante las campañas de montanera, y el modus operandi del que se valen los fraudulentos operadores de la cadena sectorial para su celebración, ejercicio tras ejercicio.

Pregunta si hay “absoluta certeza de que los jamones que saldrán al mercado provienen sin ningún género de dudas de animales alimentados únicamente con bellotas en las dehesas”

Por todo esto, el diputado Toni Cantó pregunta al Ejecutivo de Pedro Sánchez, “¿si ha puesto en marcha el Ministerio de Agricultura alguna medida adicional para acabar con las ilícitas y recurrentes prácticas alimenticias, (cebo de los animales con pienso durante su estancia en la dehesa) que se producen cada montanera, puesto que las englobadas en la normativa vigente han demostrado su nula fiabilidad y validez?

Para el parlamentario de Ciudadanos la situación creada va contra natura, toda vez que la generalizada escasez de bellotas en las fincas de montanera, durante las dos últimas temporadas, es un hecho que no admite discusión. Motivo que aprovecha Cantó para consultar al Gobierno, “¿de donde han salido las miles de toneladas de este fruto estacional, que se necesitan perentoriamente para poder engordar al 1.450.000 de cochinos que oficialmente se han contabilizado como de BELLOTA, por ASICI y el propio Ministerio de Agricultura?”.

Asimismo, el Diputado de agricultura de Ciudadanos formula otra inevitable consulta, “¿cómo es posible que el presidente de la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico, D. Francisco Morato, a mediados del mes de noviembre de 2017 anticipara y vislumbrara con tan lúcido acierto y dominio, la cantidad de cochinos que al final de la campaña de montanera 2017/18 se iban a etiquetar con arreglo a la designación de bellota ibéricos, (entre 700.000 y 750.000) cuando la dehesa estaba siendo azotada por una de las sequias más prolongadas y devastadoras que se recuerdan, (la lluvia no hizo acto de presencia en España hasta finales del mes de enero del año 2018) y en consecuencia por la evidenciable falta de agua, bellotas y pasto?”.

De igual forma, Toni Cantó también pone en el disparadero a la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico, puesto que en otra de las preguntas que dirige al Gobierno indica que “toda vez que ASICI tiene detectado y declarado, que a los animales de la dehesa, –con total impunidad–, se les suministra pienso en época de montanera como suplemento alimenticio, (práctica totalmente prohibida por la Ley) ¿ha facilitado la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico la totalidad de los precintos plásticos de colores (negro o rojo) que tienen que llevar obligatoriamente todas las piezas de jamón o paleta de los animales sacrificados durante las dos últimas campañas de montanera (2016/17 y 2017/18) que garantizarán al consumidor que los cochinos han sido alimentados exclusivamente con bellotas y en completa libertad?”.

Basándose en todos los hechos argumentados, Cantó concluye su batería de preguntas con una interpelación clave al Ejecutivo de Pedro Sánchez, ¿considera el Gobierno de máxima fiabilidad los informes de edad, peso, alimentación y control del porcentaje racial de los animales pastoreados en las fincas, que emiten y despachan las entidades de inspección debidamente acreditadas por ENAC?.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here