Todo el sector ha estallado contra la propuesta de Azucarera de rebajar el precio de la remolacha a pesar del acuerdo firmado por cinco años en 2015. Por eso, ya se anuncian acciones legales, protestas y hasta una petición de arbitraje para frenar los planes de la empresa, que insiste en que los remolacheros pueden llegar incluso a ganar más que bajo el sistema actual… si el precio del azúcar supera los 575 euros.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha denunciado el grave incumplimiento del Acuerdo Marco Interprofesional (AMI) del sector remolachero-azucarero que supondría la materialización del anuncio realizado por Azucarera Iberia de reducir el precio de la raíz en torno a 6,5 euros por tonelada para la próxima campaña en la que todavía tienen plena vigencia los acuerdos del AMI 2015/2020.

COAG acudirá al arbitraje y exige al Ministerio que se posicione en este conflicto

Y ha advertido de que si Azucarera no revoca su decisión, COAG acudirá al Arbitraje para hacer cumplir a la empresa los compromisos que ha firmado con las organizaciones representativas del sector (COAG, Asaja, Upa y Confederación Remolachera), y que están visados por el Ministerio de Agricultura. “Es por ello por lo que también apelamos a la implicación y mediación del propio Ministerio para hacer valer el AMI de obligado cumplimiento para las partes”.

COAG considera imprescindible la rectificación por parte de Azucarera, “ya que de no hacerlo, los remolacheros difícilmente optarán por sembrar un cultivo que no les reportará beneficio alguno. Será por tanto esta empresa la culpable de iniciar el desmantelamiento de la producción de azúcar con remolacha española. Recordemos que el margen que hoy en día ofrece el cultivo se sustenta en las ayudas de las administraciones públicas, justificadas en la necesidad de sostener una producción estratégica para los regadíos en los que se asienta, al igual que para el empleo de las industrias agroalimentaria y afines que dependen de ella”, señala la organziación.

Para la consecución de estas ayudas resultó imprescindible el trabajo coordinado de empresas y remolacheros; “un trabajo que ahora se ve traicionado por el interés unilateral de la empresa”. COAG considera que, con esta actitud, Azucarera pone a corto plazo en peligro el futuro de sus propias fábricas.

Por eso, demanda a Azucarera un cambio de rumbo para garantizar el futuro del sector remolachero en España. En ese sentido, es imprescindible que se abra un periodo de negociaciones transparente y responsable en el marco del AMI.

UPA anuncia acciones legales por el “recorte brutal que es inasumible por los agricultores”

La organización agraria UPA ha anunciado que va a emprender “cuantas acciones legales estén a su alcance” tras la decisión de Azucarera de rebajar el precio de la remolacha en 6 euros/tonelada, y por lo tanto “romper unilateralmente el marco legal que regula el sector remolachero”.

Con esta decisión se dinamita, a juicio de los agricultores, “una relación fructífera de acuerdos profesionales a lo largo de 30 años mediante el Acuerdo Marco Interprofesional (AMI) entre industrias y productores, y lo que es peor, se pone en peligro el presente y futuro de las fábricas remolacheras asentadas en nuestro país, de los propios productores, y de numerosos puestos de trabajo directos e indirectos”.

El “recorte brutal” del que ha informado AB Azucarera en las últimas horas supone un 25% del pago que realizaba hasta la fecha esta empresa, lo que es, para UPA, “inasumible por los agricultores”, dado el escaso margen de beneficio en el que ya estaban produciendo los remolacheros españoles.

UPA se ha posicionado radicalmente en contra de la propuesta de la empresa de “intentar compensar esta rebaja con la cotización del precio del azúcar en los mercados”, puesto que no asegura la percepción de un precio “digno y rentable”.

Para Azucarera, se trata de rebajar pérdidas y asegura que los agricultorespueden ganar más con el cambio de precios

Por su parte, Azucarera reconoce que prevé cerrar la actual campaña con unas pérdidas antes de impuestos de unos 45 millones de euros en un contexto de crisis del sector y que por ello pretende utilizar un nuevo modelo para fijar el precio a pagar a los agricultores.

En una rueda de prensa celebrada en Madrid, el consejero delegado de Azucarera, Juan Luis Rivero, y la directora del área agrícola, Salomé Santos, han subrayado que el cultivo de remolacha y el sector industrial del azúcar tienen futuro en España pese a la “tormenta perfecta” que se ha producido para hacer bajar los precios hasta niveles históricos.

Por eso, ha decidido cambiar las condiciones pactadas en el acuerdo marco interprofesional (AMI) firmado en 2015 y que inicialmente se extendía hasta la campaña 2019-2020 para ligar los ingresos de los agricultores a la cotización del azúcar en el mercado europeo.

Si hasta ahora ofrecía de media unos 32 euros por tonelada más complementos, su propuesta rebaja esta cifra a unos 25,6 euros más complementos que variarán en función de la cotización del azúcar.

De acuerdo con los cálculos de la empresa, un agricultor con una producción de cien hectáreas de remolacha pasará a obtener un beneficio por hectárea aproximado de mil euros durante un ciclo bajista, frente a los 1.600 euros de media que obtenía bajo el modelo actual.

Los responsables de Azucarera han precisado que el complemento a pagar a los agricultores ligado a la cotización del azúcar comenzaría a abonarse desde que ésta sobrepase los 404 euros -precio de referencia europeo-.

De esta forma, han incidido en que los remolacheros pueden llegar incluso a ganar más que bajo el sistema actual si el precio del azúcar supera los 575 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here