Nuevo pulso entre cazadores y animalistas, en esta ocasión por las acusaciones de los segundos a raíz de los graves incendios en Galicia y Asturias. Por eso, la Real Federación Española de Caza (RFEC) ha salido al paso y sostiene que “la demagogia animalista y sus claros intentos de manipulación de la opinión pública han quedado una vez más al descubierto” tras lanzar una campaña para que los Gobiernos de Galicia y Asturias aprueben “una moratoria que prohíba la caza” en los terrenos asolados por los incendios del pasado fin de semana cuando todo el sector “sabe que está prohibido”.

Por eso, el presidente de la RFEC, Ángel López Maraver, acusa a los animalistas de utilizar “la desinformación y la propagación de bulos al afirmar que se caza en estos terrenos arrasados por el fuego, con el único fin de atacar, de nuevo, al colectivo cinegético y atraer hacia su causa radical a una sociedad muy sensibilizada tras estos incendios, con informaciones erróneas, victimistas y claramente tendenciosas”.

Por su parte, Javier Nogueira, presidente de la Federación Gallega de Caza, “aconseja” a estos grupos fundamentalistas que, “en lugar de intentar adoctrinar con mentiras y manipulaciones, inviertan sus esfuerzos en informarse de las leyes vigentes en el Estado español y en las comunidades autónomas”, leyes que todos los cazadores conocen y acatan, y que ellos, “como demuestra su absurda petición, desconocen totalmente o tergiversan para favorecer sus ansias de poder político”.

En este sentido, inciden en que todos los cazadores conocen que la normativa vigente prohíbe expresamente la actividad cinegética en los terrenos afectados por los incendios forestales, por ejemplo, durante tres años en Galicia (lo que supone cuatro temporadas de caza), por lo que la petición de los animalistas “es tendenciosa e innecesaria, pues no se puede pedir prohibir algo que ya está prohibido”, recalca López Maraver, y sólo busca implantar una mala imagen de la caza y los cazadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here