El conflicto por la plaga de conejos que se vive en muchas zonas de Castilla y León  ha tomado un rumbo inesperado, ya que parte de las reivindicaciones del sector se han centrado en que sea la propia Administración central la que debe actuar para poner freno a esta plaga pero lo que no esperaban que la propia ADIF haya propuesto cobrar a los agricultores 380 euros por día de trabajo por vigilar la captura de estos conejos.

Según denuncia la Alianza UPA-COAG, el administrador de Infraestructuras Ferroviarias, dependiente del Ministerio de Fomento, no solo se ha desatentido del problema, sino que asegura que “en los casos en los que, según ellos, no hay peligro para las vías ferroviarias serán los agricultores los que deban asumir no solo el coste del descaste y caza de conejos, sino también los 380 euros por día de trabajo del técnico de ADIF que, cruzado de brazos, vigilará la captura de conejos con hurones”.

La Alianza UPA-COAG considera un despropósito que ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), dependiente del Ministerio de Fomento, esté desestimando actuar para proteger las vías del AVE y líneas convencionales de ferrocarril ante la inmensa proliferación de conejos que se han convertido en auténticas plagas muy dañinas para los terrenos colindantes.

La organización lleva advirtiendo desde hace tiempo del peligro que supone el elevadísimo número de conejos que se mantienen en los terraplenes sobre los que se trazan las vías ferroviarias y que se han convertido en asentamientos perfectos para excavar sus madrigueras donde se cobijan y procrean. Especialmente por el daño que provocan estos animales en los cultivos más cercanos es inmenso devorando cultivos enteros, aparte del peligro que supone la infinidad de ‘cavernas’ internas en los terrenos sobre los que se sustentan las vías.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here