La decisión de EEUU conocida ayer de imponer un derecho arancelario compensatorio provisional del 4,47% a las importaciones de aceituna negra española,va a traer cola, pero no sólo en las regiones productoras de aceituna. Como se señalaba esta mañana, este hecho puede traer grandes repercusiones a todos los productos de la agroalimentación europea, porque, parece, no es la aceituna española en concreto, es la PAC lo que el gobierno de Trump está invalidando.

El debate está servido y las organizaciones agrarias ya han manifestado su malestar y descontento sobre el impacto que puede tener esto en las regiones productoras para muchas familias.

ASAJA Córdoba ha insistido esta mañana en la importancia que tiene EEUU para la aceituna andaluza y del resto del país, que lleva entrando en las cocinas americanas desde hace 100 años.

En la misma línea, ha pedido a las administraciones competentes “amparar y defender a este sector fundamental para el desarrollo y la economía de muchas comarcas rurales del sur de España”.

es “inadmisible” que la única respuesta sea una denuncia ante la Organización Mundial del Comercio (OMC)

Por su parte, la Unión de Extremadura ha emitido una nota de prensa en la que insta al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) y a la Comisión Europea a imponer un arancel a la soja, trigo y maíz de EEUU, y a denunciar la Ley de ayudas al sector agrario estadounidense.

Desde la organización agraria han asegurado que es “inadmisible” que la única respuesta, tanto de España como de la UE, sea una denuncia ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En este sentido, ha explicado que “pueden pasar años antes de que se resuelva la misma y, para entonces, el daño será irreparable”, por lo que ha solicitado que, mientras se resuelve el contencioso, se imponga un arancel a las importaciones de soja, trigo y maíz de Estados Unidos.

La Unión de Extremadura ha criticado que este país imponga un arancel “de manera unilateral” a la aceituna porque las ayudas al sector del olivar en España están “disociadas de la producción en un porcentaje del 100%” y son “perfectamente compatibles” con las normas aprobadas en la OMC..

Asimismo, “una parte importante del sector agrario estatal” reivindica una ayuda asociada al olivar de baja producción, que “también es compatible con estas normas”, ha dicho.

España importa productos agrarios de EEUU por un importe de 1.690 millones de euros y exporta estos productos por un valor de 1.361, por lo que “la balanza comercial con los Estados Unidos es deficitaria”.

Además, el sector agrario estadounidense, desde la entrada en vigor de las ayudas a este en 2014, se subvenciona “a través de las líneas de cobertura de pérdidas por precios y de cobertura a los ingresos”.

De este modo, La Unión de Extremadura ha denunciado que estas ayudas “distorsionan el mercado y, por lo tanto, son denunciables en su totalidad en la OMC” y ha anunciado que va a reunir a todos los productores de aceituna cacereña para trasladar la queja a la Embajada de EEUU.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here