Ante el miedo y la preocupación por los daños que ya se están produciendo en cultivos y ganadería por la falta de lluvia y el temor a la sequía, tanto el sector agrícola como ganadero se centrra ahora en lograr una cobertura de daños acorde con las pérdidas.

Así, EA group, la cooperativa líder en el sector de ovino de carne a nivel nacional, con un censo superior a las 800.000 ovejas y más de 1.500 socios ganaderos repartidos por Extremadura, Andalucía y parte de Castilla-La Mancha alerta de la grave situación de sequía que está padeciendo el suroeste español, especialmente en las comarcas extremeñas de La Serena, La Siberia y La Campiña, así como en las cordobesas del Valle de Los Pedroches y Guadiato, y la ciudadrealeña Valle de Alcudia, todas ellas muy próximas entre sí.

La falta de lluvia provoca unos costes añadidos de 0,24 euros por animal y día, según cifras de EA group

De hecho, la propia Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, constata que este mes de febrero pasado ha sido el más seco en lo que va de siglo XXI y el cuarto desde 1965, por detrás de 1997, 2000 y 1990.

En consecuencia, y tras un otoño e invierno con contadas y escasas precipitaciones, las estepas y dehesas se hallan sin pastos y los ganaderos llevan suplementando con pienso la alimentación de sus animales desde el 15 de enero, lo que se traduce en unos costes añadidos de 0,24 euros por animal y día, según cifras de EA group, a los que habría que añadir el lucro cesante por la reducción de cubriciones y partos.

EA group considera que el seguro de sequía en pastos es totalmente “insensible”, a pesar de la enorme inversión para administraciones públicas y ganaderos que supone. Concretan que la póliza implica un coste entre 6.000 y 8.000 euros anuales para los productores con unas 1.000 ovejas en extensivo y que, en 2018, la cooperativa ha contratado 301 pólizas con unas primas superiores a 1,3 millones de euros, financiadas mayoritariamente por EA group a través de sus entidades asociadas.

Por su parte, Agroseguro sostiene que no hay sequía, según los parámetros establecidos y su medición satelital basada en píxeles anticuados con veinte o más años de aplicación, según explican desde la cooperativa. Asimismo, desde EA group creen que el sistema “adolece de falta de transparencia al no compartir la información, salvo a posteriori, una vez el organismo emite su fallo, que en el caso de febrero descarta la sequía a pesar del informe de la Aemet”.

Por tanto, EA group pide a la Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados (Agroseguro) que confronte los informes satelitales con la realidad en campo a través de sus peritos; que revise los datos correspondientes al mes de febrero; que califique de seguía grave la situación en el mes de marzo; y, por último, que actualice y modernice la medición satelital para unmejor peritaje de daños.

La Unión Extremadura exige al Ministerio reflejar los índices de vegetación reales de cara a las indemnizaciones

Por su parte, La Unión Extremadura ha asegurado que la agricultura extremeña está sufriendo la mayor sequia de los últimos 8 años, con unos meses de enero, febrero y marzo donde apenas ha llovido un 40% de la media de los últimos años y donde febrero y marzo apenas se han producido precipitaciones de alrededor de los 20 l/m2.

Ante esta situación, los ganaderos están teniendo ya en la actualidad  que apoyar la alimentación de las más de 5.795.000 cabezas de ganado entre vacuno ovino y porcino.

La Unión calcula que actualmente la aportación adicional de piensos y forrajes que estamos completando a la ganadería debido a la escasez de precipitaciones es de alrededor de los 1,89 millones de € diarios.

El otro gran sector afectado es el de los cereales de secano, las más de 200.000 has sembradas están sufriendo la sequía y dependiendo de la comarca tenemos unas pérdidas irreversibles entre el 20 % en parte de la Campiña y el 60% en tierras más ligeras.

Por eso, exige a Enesa, dependiente del Ministerio de Agricultura, que tome cartas en el asunto y exija a Agroseguro que las cifras de daños en el sector se reflejen con arreglo a la realidad y que las indemnizaciones se calculen es base a esta realidad y no a las “cifras cocinadas”.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here