En la zona abulense de la Moraña en Avila nunca habían visto un paisaje parecido. Se trata de una parcela de espinacas en un territorio acostumbrado a los cereales.

El descenso de los precios del cereal ha obligado a los agricultores abulenses a buscar cultivos alternativos para conseguir un beneficio digno. Las espinacas son uno de ellos. Puede llegar a dar varias cosechas al año. Si el precio compensa, podría convertirse en una apuesta de futuro en la provincia de Ávila.

Este nuevo cultivo tiene muchas ventajas. El ciclo de cultivo es rápido y en apenas 70 días se puede recoger una cosecha. Además de una misma siembra pueden realizarse dos cosechas.

Unos 20 kilos por hectárea es el rendimiento idóneo para este cultivo que se paga a 13 céntimos el kilo.

Si los beneficios son los adecuados, este agricultor habrá roto el muro por el que a buen seguro pasarán otros muchos compañeros de profesión.

(Texto y video rtcyl.es)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here