Según los datos del informe de consumo de alimentos en España del Ministerio, el año 2017 continúa la tendencia de reducción constante del consumo de carne que se inicia en 2012; exactamente, en 2017 se consumió un 5% menos de carne que en 2016, pero

“Pero, no todos los tipos de carne se comportaron de la misma manera”, han advertido desde Neodatameat, empresas tecnológica especializada en la industria cárnica.  Así, analizando los datos del Ministerio, revela que la carne fresca es la principal responsable de esta contracción. La carne transformada, que representó el 24% del total demandado, creció en 2017 un 1,1% al igual de la congelada que se incrementó en un 1,3%.

El consumo de carne fresca, en términos de volumen, está liderado por la carne fresca de pollo, con un 37,1% de los kilos; el 29,3% son de cerdo y el 14,8% de vacuno. El pollo y el vacuno se redujeron con respecto al año 2016.

Con respecto al tipo de consumidores, los hogares formados por jubilados son quienes más carne de vacuno consumieron (8,56 kilos/persona). Pero, si la unidad familiar está formada por familias con hijos, predominará el consumo de carne de pollo. Y la carne de ovino y caprino es la preferida en adultos y parejas con hijos mayores.

El perfil del hogar consumidor de carne de conejo se caracteriza por ser adulto, formado por parejas sin hijos, siendo mucho menos común entre jóvenes.

Buenos tiempos para la carne transformada

Durante 2017 se ha incrementado un 1,9% la compra de carne procesada por parte de los hogares españoles. Así, el gasto por persona y año fue de 79,15€. Este incremento rompe con la tendencia iniciada en 2013 gracias al aumento del consumo de fiambres y jamones curados y paletas.

El canal principal para la adquisición de carne por parte de los hogares españoles es el supermercado con el 47,6€ de los kilos totales y un incremento del 5,8% respecto a 2016. Sin embargo, ven reducido su volumen de venta los hipermercados y las tiendas tradicionales.

El canal de compra también influye en el precio de la carne. El precio medio de la carne cerró 2017 en 6,55€/kg, un incremento de 2,5% comparado con 2016.

Durante 2017 se produce un aumento generalizado en el precio medio en todos los canales de compra, excepto en Internet (-1,4%), siendo la tienda tradicional quien presenta el precio menos competitivo con una media de 7,45€/kg y un incremento de 3,1% respecto al año 2016.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here