La difícil situación de precios a la baja que atraviesa el cereal ha contribuido al crecimiento de los cultivos destinados al almendro en prácticamente todas las zonas de la región, según la organización agraria COAG Extremadura.

En declaraciones a Efe, su presidente, Juan Moreno, explicó que los bajos precios en el cereal están haciendo que muchos agricultores se decanten por cultivos alternativos más rentables, como plantaciones de olivos o de almendros.

En este último caso, la proliferación de almendros ya es patente y evidente incluso en las comarcas del sur de la provincia de Badajoz, con una tierra “muy apta” para esta plantación.

Según expresó Moreno “la prueba es que en muchos lugares se realizan plantaciones de almendro y de olivar en espacios que habitualmente se destinaban al cereal”.

El cultivo del cereal tiene en la actualidad “precios de hace 40 años”, lo que es una difícil situación “inasumible” para muchos agricultores

No en vano, y aunque las perspectivas apuntaban este 2019 a un mantenimiento de las hectáreas destinadas al cereal en relación al pasado año, la superficie en Extremadura descenderá finalmente en torno a un cinco por ciento.

Una circunstancia que Juan Moreno achaca a la tendencia continua de precios a la baja en el cereal, con lo que cada vez disminuye más la rentabilidad de los agricultores.

“El otoño y el invierno se han comportado en condiciones óptimas como para achacar a la climatología este descenso en el número de hectáreas destinadas al cereal”, matizó.

El sector pasa, de este modo, por “dificultades” pese a la buena producción del pasado año y a las condiciones climatológicas aceptables de los últimos meses, las cuales están garantizando una siembra óptima.

Sin embargo, añadió, el cultivo del cereal tiene en la actualidad “precios de hace 40 años”, lo que es una difícil situación “inasumible” para muchos agricultores que producen cereal, los cuales se decantan cada vez más por plantar olivos o almendros.

En estos momentos, el almendro es uno de los cultivos más rentables en España, ya que no hay suficiente producción de almendras para abastecer la demanda mundial.

La producción de este producto, que se comporta muy bien en las zonas que le ofrecen unas condiciones aceptables, se triplicará en España en unos tres años, según las previsiones del sector.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here