El Gobierno cántabro ha negado las acusaciones de “desinterés” y “pasividad” para capturar al oso herido en Liébana y ha querido aclarar por qué está en esta situación, al afirmar que tiene en marcha un dispositivo para cogerlo esde novimebre, pero infructuosamente, y asegura que la Guardia Civil y la Fiscalía están informadas desde el inicio.

El Gobierno de Cantabria ha mandado una nota de prensa “ante la sucesión de noticias con declaraciones de algunas organizaciones sobre la situación de un oso herido en Liébana y las actuaciones al respecto de la Dirección General del Medio Natural de la Consejería de Medio Rural”.

La Fundación Oso Pardo ha sido crítica con la actuación del Gobierno en este asunto y le ha pedido reiteradamente que capture al oso, y Ecologistas en Acción ha presentado una denuncia ante la Fiscalía de Cantabria y, a su vez, ha acusado a la Consejería de Medio Rural de estar “paralizada” tanto en lo que se refiere a investigar si el animal fue herido de un disparo como a su captura.

La desactivación de la trampa se debió “al criterio de veterinarios expertos en manejo de osos heridos”

En la nota de prensa del Gobierno de Cantabria, se aclara que la Dirección General del Medio Natural mantiene activo un operativo de seguimiento y captura del oso herido desde el día siguiente en que se tuvo conocimiento de su presencia, el 21 de noviembre de 2017.

En ese operativo, según señala la Consejería, se han incluido dos fases de activación de una trampa para su captura: una primera del 22 al 28 de noviembre, y una segunda que se ha iniciado el 5 de enero y que se mantiene activa en la actualidad.

Desde el 21 de noviembre están instaladas y activadas permanentemente cámaras de disparo automático con grabación de vídeo en las zonas de campeo del oso, que están permitiendo obtener imágenes del ejemplar, de su comportamiento y de su condición física, y que son analizadas por los veterinarios.

La Consejería añade que en el operativo están implicados guardas, veterinarios y técnicos de conservación de la naturaleza dependientes de la Dirección General.

Además, se han contado con la colaboración del Principado de Asturias, que ha cedido la trampa “Culvert”, y de la Junta de Castilla y León en la coordinación de labores de seguimiento.

También colabora el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, al que se ha solicitado la participación en el operativo de captura de expertos en el uso de otros métodos de trampeo que se incorporarán al operativo en caso de que el sistema actual de captura no resulte eficaz. El Gobierno cántabro muestra en esta nota de prensa su agradecimiento a estas comunidades autónomas y al Ministerio de Medio Ambiente.

“El alcalde del Ayuntamiento en donde está en marcha el operativo también ha sido informado de las actuaciones”, recalca la Consejería de Medio Rural.

Este departamento aclara, además, que la desactivación de la trampa durante el mes de diciembre no obedeció “ni a falta de personal ni al desinterés” de la Dirección General, “como algunas organizaciones han tenido el atrevimiento de afirmar”.

Según explica, esa desactivación se debió “al criterio de veterinarios expertos en manejo de osos heridos”, que fueron consultados por los profesionales del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Cantabria, dependiente de la Consejería.

Medio Rural subraya que entre las alternativas que se han barajado desde la puesta en marcha del operativo está intentar la captura del oso herido “no solo por su estado físico, sino y sobre todo, por su comportamiento y los riesgos que supone”.

Rechazan “rotundamente las acusaciones de desinterés, pasividad o falta de transparencia que ciertas organizaciones”

“Esos dos factores son los que han determinado el modo de actuación en cada momento en un operativo que no se desactivará hasta la captura del oso o hasta que el estado físico del mismo y su comportamiento aseguren que no existen riesgos ni para las personas ni para el propio animal”, agrega la Consejería.

Además, recalca que todas las actuaciones se han realizado siguiendo el “Protocolo de Intervención con Osos” adoptado en enero 2017 por el grupo técnico formado por las cuatro comunidades autónomas de la Cordillera Cantábrica (Cantabria, Asturias, Castilla y León y Galicia).

La Consejería indica también que la información detallada del operativo obra en poder de la Fiscalía de Medio Ambiente de Cantabria y de la Guardia Civil que, además de recibir documentación por escrito, han sido informadas verbalmente desde el mismo momento en que se puso en marcha el operativo.

La información remitida, según puntualiza la Consejería, “hace semanas” a la Fiscalía, incluye los datos de actividad cinegética en la zona en los días anteriores a la aparición del oso herido.

Y según abunda, la Fiscalía también conoce las alternativas que se están barajando y las opciones existentes en caso de que se logre la captura del oso.

Por todo lo ello, la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación “rechaza rotundamente las acusaciones de desinterés, pasividad o falta de transparencia que ciertas organizaciones han vertido en las últimas semanas”.

Y remarca que seguirá manteniendo informadas del operativo y de las actuaciones consiguientes a todas las instancias que deben conocer y participar, en virtud de sus competencias en este asunto, “como ha venido haciendo desde el mismo inicio del proceso”.

“Y, por supuesto, se informará de nuevo a la sociedad cuando esa información aporte datos concluyentes, no suponga riesgos para la seguridad de los participantes en el operativo y del propio oso, y no contribuya a generar alarma social”, afirma.

El Gobierno reconoce el trabajo y dedicación de los profesionales de la Dirección General del Medio Natural: guardas, veterinarios y técnicos de conservación de la naturaleza.

(Foto principal: Fapas el resto archivo sin relación directa con la noticia)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here