El proyecto Richwater, financiado por la Unión Europea y que tiene como destino aplicar una tecnología innovadora en el tratamiento y regeneración de agua para el riego de cultivos, ha comenzado su fase de experimentación en la depuradora del municipio malagueño de Algarrobo.

La iniciativa, incluida en el marco europeo Horizonte 2020, está siendo desarrollada por la empresa BioAzul, que cuenta con la colaboración de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol-Axarquía y el Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea La Mayora.

Se trabajará para garantizar que los cultivos regados con agua regenerada cumplan con los estándares de calidad demandados

Rafael Casielles, coordinador de Richwater, ha explicado a los periodistas que el objetivo del programa es demostrar la viabilidad de “este sistema modular con un efluente libre de patógenos y rico en nutrientes” para una aplicación directa en la producción agrícola de una región con escasez de agua como es la Axarquía.

Durante el estudio de esta tecnología se valorarán los beneficios y riesgos potenciales para el medio ambiente y la salud humana, y se trabajará para garantizar que el riego de cultivos con agua regenerada cumplan con los estándares de calidad demandados por los agricultores y consumidores finales.

Asimismo, el proyecto persigue reducir los impactos medioambientales de las aguas residuales no tratadas, disminuir el consumo de agua dulce y fertilizantes en áreas de escasez del Mediterráneo y conseguir bajos costes energéticos para el tratamiento y la regeneración de los recursos hídricos.

La tecnología Richwater consta de cuatro módulos integrados por un sistema de desinfección, una unidad de control y monitorización formada por sensores que analizan la cantidad de humedad y concentración de nutrientes, una estación de mezcla que obtiene la combinación adecuada de agua dulce y tratada y un sistema de riego de cultivos por goteo.

Casielles ha informado de que en la fase de experimentación actual se están utilizando plantones de subtropicales y tomates, y se realizarán comparativas con agua regenerada, con la que no lo es y con el 50 por ciento de cada una.

Se analizará la composición del agua a la salida de los goteros y el sistema de drenaje, así como los tejidos de las plantas

Remedios Romero, investigadora de La Mayora, ha indicado que desde la estación experimental se lleva a cabo el estudio agronómico del proyecto y, en este sentido, ha precisado que se analizará la composición del agua a la salida de los goteros y el sistema de drenaje, así como los tejidos de las plantas.

También habrá ensayos en terrenos sin plantaciones para ver la composición del suelo y se estudiarán raíces, hojas y savia.

“El objetivo último es conocer la calidad del cultivo, para lo que no sólo se van a tener en cuenta los parámetros nutritivos y sanitarios, sino también otros como el tamaño o el sabor”, ha precisado.

La Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol-Axarquía, a través de la empresa pública de agua Axaragua, colabora con la cesión diaria de 150 metros cúbicos de agua de la estación depuradora de Algarrobo para este tratamiento experimental, que también cuenta con el apoyo de la Comunidad de Regantes de Algarrobo.

El proyecto para este riego de cultivos comenzó en febrero de 2016, aunque no fue hasta junio de ese año cuando se inició la instalación de la tecnología.

El presidente de la Mancomunidad, Gregorio Campos, ha destacado esta apuesta por combatir el déficit de recursos hídricos desde la colaboración iniciada entre las instituciones públicas, empresas privadas y el sector agrícola.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here