La cocina mediterránea ofrece una gran variedad de manjares para degustar en familia y en grandes comidas, y la carne de cordero siempre es una apuesta segura y la protagonista indiscutible en la mesa de todos los españoles. Desde la receta más conservadora con el tradicional asado hasta las más innovadoras con nuevos cortes y nuevas fusiones que nos descubren otra forma de degustar su sabor, el cordero sigue siendo el rey de la mesa navideña.

La IGP Cordero de Extremadura ‘Corderex’ presenta un decálogo con las claves para tener la mejor receta con el cordero para deleite de la mesa navideña.

En el mercado…

Contar con unos ingredientes de calidad es esencial para que una receta sea perfecta. Corderex recomienda siempre atender al etiquetado antes de comprar, para conocer las características principales de la carne: procedencia, fecha de sacrificio, parte del animal, peso, etc. Además, la certificación de un sello de calidad como una Denominación de Origen o IGP nos garantiza las cualidades y calidades que especifican y exigen los Consejos Reguladores.

Conocer el producto y sus propiedades. La carne tiene que ser fresca y firme, con un aspecto seco y un color rosa natural. Los corderos de Corderex son corderos recentales. Tras el destete, se alimentan únicamente con concentrados de cereales autorizados por su Consejo Regulador y, sólo una vez alcanzado el peso idóneo y siempre que su edad sea inferior a 100 días, se procede a su sacrificio.

La cantidad de grasa es muy importante ya que determina la jugosidad de la carne a la hora de cocinarla. La carne de Corderex se caracteriza por ser una carne con poca grasa. Su terneza, la exquisita sapidez, el aroma característico o la jugosidad son cualidades organolépticas gracias, en buena medida, a la procedencia de la dehesa extremeña, a la raza merina, y a que los animales a se sacrifican con menos de 100 días de vida.

A la hora de elegir una pieza de cordero, el corte es uno de los aspectos más importantes, ya que nos facilitará su preparación. Debe ser limpio, los huesos no deben aparecer astillados o partidos.

… y en la cocina

El cordero es un tipo de carne tradicionalmente de gran rendimiento cárnico,  lo que significa que es muy versátil a la hora de aprovechar toda su carne en sus distintos cortes.  La carne de cordero es famosa por su tradicional asado, sin embargo, la IGP Corderex ha presentado nuevos cortes como los medallones, el tournedó, el filete de pierna, el churrasco, los churrasquitos, el filete de carillón, collares, pincho moruno, brocheta o hamburguesa que se adaptan perfectamente a los usos de la cocina actual.

Una de las premisas más importantes para que el menú resulte perfecto, es conocer cómo conservar la carne para que mantenga sus propiedades y su calidad intactas, por ello, ha de tener un correcto proceso de conservación desde que la compramos en el mercado hasta que la vamos a utilizar.

Aunque lo ideal es adquirir la carne fresca en fechas tan señaladas como Nochebuena, Navidad o Año Nuevo, como opción también se puede adquirir con anterioridad y congelarla. Hasta su consumo es necesario conservar la carne a una temperatura menor a 4 grados en nevera o congelarla, si fuésemos a reservarla para un periodo de quince días o más. Para descongelar siempre ha de hacerse lentamente en nevera y nunca provocar cambios bruscos de temperatura.

Un buen asado de cordero siempre es una apuesta segura para una velada perfecta, y además es la mejor opción si el número de comensales es elevado. Sin embargo, si queremos arriesgar en la cocina, Corderex propone algunas ideas para sorprender a nuestros invitados: ‘Costillar de cordero de Extremadura en tempura con compota de manzana o ‘Churrascos de cordero con salsa de soja y miel’ y para los más pequeños ‘San Jacobo de cordero con puré de patata’

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here