El Gobierno ha aprobado este viernes 9 el Real Decreto de la Sequía, con las medidas para paliar las pérdidas en agricultura por la sequía, como exenciones en las tasas de riego en las cuencas del Segura, Júcar y Duero -por 53,8 millones de euros-, y para los productores de todo el país una moratoria en el pago de cuotas a la Seguridad Social.

El Gobierno ha dado el visto bueno a un real decreto-ley, que ya había sido presentado a las organizaciones agrarias, cuyo objetivo es “dar apoyo financiero” a los productores ante la escasez de precipitaciones, según ha declarado la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

La ministra ha repasado la situación hidrológica y ha insistido en que el déficit de lluvias es desigual en el país, mayor en la cuenca del Duero e incluso en zonas que tradicionalmente tienen precipitaciones elevadas, como Galicia y el resto de la Cornisa Cantábrica.

Exenciones del pago de cánones y tarifas relacionadas con el agua para las demarcaciones afectadas

García Tejerina ha detallado que las medidas aprobadas en este decreto de la Sequía se centran, en parte, en las cuencas del Segura y del Júcar, oficialmente en “sequía hidrológica” desde 2015, y en la cuenca del Duero, para la que el Gobierno tramita por vía de urgencia una declaración similar.

Para las explotaciones agrícolas en estas tres demarcaciones, el real decreto incluye exenciones del pago de cánones y tarifas relacionadas con el agua.

Estas excepciones, según Tejerina, supondrán una “disminución de ingresos” para las confederaciones hidrográficas y un ahorro de 53,8 millones de euros, que beneficiarán a los regantes del Duero (8 millones), Júcar (8,5 millones) y Segura (37,2 millones).

La Mancomunidad de los Canales del Taibilla y los abastecimientos de Almería que se suministran mediante el acueducto Tajo-Segura también se beneficiarán de estas exenciones, según ha precisado el Ministerio, en un comunicado.

En concreto, las exenciones afectan al “canon de regulación y en la cuota de la tarifa de utilización del agua”, así como a tarifas de conducción de agua relacionadas con la explotación del Tajo-Segura.

Se beneficiarán los titulares de las explotaciones de las cuencas del Duero, Júcar y Segura que en 2017 hayan tenido una dotación de agua inferior o igual al 50% de la normal o con pérdidas de producción en los cultivos de un 20% o un 30%, según las zonas.

Aplazamiento “de un año” en las cotizaciones a la Seguridad Social de las empresas y trabajadores a nivel nacional

La ministra ha resaltado que si otra cuenca entrara en la misma situación, las medidas se harían extensivas para sus regantes.

Por otro lado, según Tejerina, el Ministerio de Empleo y de Seguridad Social ha dado el visto bueno a un aplazamiento “de un año” en el abono de las cotizaciones a la Seguridad Social de las empresas y trabajadores de explotaciones afectadas por sequía, en todo el ámbito nacional, sin intereses en el pago.

Las medidas aprobadas hoy se suman a otras ya lanzadas para mejorar el acceso al seguro, su fiscalidad y a la financiación, ha recordado Tejerina.

Además, ha avanzado que trabaja en una “nueva orden de ayudas a la financiación” o al acceso al crédito, dirigidas a los cultivos más afectados por sequía.

Desde el 1 octubre (inicio de la campaña hidrológica) hasta junio, la media nacional de las precipitaciones ha sido un 13 % inferior a lo normal y la reserva hidráulica peninsular es de 54,2%; en la cuenca del Duero, la bajada de las lluvias se sitúa en el 42%. La proximidad del verano hace pensar en que el panorama hídrico se “deteriore”.

En este sentido, la ministra ha remarcado que -aunque no hay riesgo de abastecimiento de agua a la población- es necesario “ahorrar” y propiciar un uso más eficiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here