El Instituto Nacional de Investigación Agronómica de Francia (INRA, por sus siglas en francés) ha realizado un estudio que revela que es posible reducir el uso de fitosanitarios en las explotaciones sin que esto suponga una pérdida en la rentabilidad de las mismas.

Este resultado forma parte de una investigación del INRA y la empresa Agrosolutions en el marco de la red de demostración, pruebas y producción de sistemas de ahorro en el uso de fitosanitarios (Dephy), incluido en el plan EcoPhyto del Gobierno francés para reducir y mejorar el uso de plaguicidas.

Las explotaciones deben “adoptar cambios sustanciales en las prácticas agrícolas”

No obstante, en la investigación se deja claro que las explotaciones deben “adoptar cambios sustanciales en las prácticas agrícolas” para poder reducir “significativamente” las aplicaciones de fitosanitarios sin que suponga una reducción de la productividad, ni una pérdida de rentabilidad.

Los análisis muestran la posibilidad de disminuir la frecuencia de los tratamientos de fitosanitarios, ya que en el 94% de los casos la productividad se mantiene o mejora; en el 78%, se mantiene o mejora la rentabilidad; aunque en el 89 % de las situaciones no se genera una ganancia económica.

Los datos se basaron en el estudio realizado en 946 granjas francesas que cultivaban grandes cultivos convencionales con diferentes niveles de uso de plaguicidas y diversas prácticas agrícolas.

La investigación reconoce, sin embargo, que poner en marcha estos cambios no son tarea fácil

La reducción media para las fincas que modifican su sistema de cultivo estaría en torno al 42% (sin pérdidas de ganancias, ni rentabilidad); así las explotaciones que modificaron sus prácticas podrían reducir su uso promedio de herbicidas en un 37%, el de los fungicidas en un 47% y el de los insecticidas en un 60%.

Extrapolando los resultados al conjunto de Francia, la investigación revela que el uso de fitosanitarios podría reducirse en un 30% a aquellas explotaciones que no pudieron cambiar sus sistemas sin que afectara a su rentabilidad.

Estos resultados demuestran que es posible reducir el uso de plaguicidas sin reducir los resultados desde el punto de vista técnico y económico, siempre y cuando se hagan cambios sustanciales en los sistemas de cultivo.

Desde el punto de vista técnico y económico esta reducción del uso de fitosanitarios precisa de un cambio del sistema de cultivo, como diversificarlos, así como introducir forrajes en regiones ganaderas; diversificar variedades; modificar las fechas de siembra y condiciones de fertilización; adoptar métodos de “deshierbe” mecánico; entre otros.

La investigación reconoce, sin embargo, que poner en marcha estos cambios no son tarea fácil, por lo que los agricultores necesitan de orientación y asesoramiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here