La Guardia Civil, en el marco de la Operación Pitufines, desarrollada en la provincia de Valencia, ha detenido a 21 personas por su implicación en más de un centenar de robos y hurtos en viviendas, comercios y explotaciones agrícolas de la Comarca de la Hoya de Buñol y Camp del Turia. Este grupo había generado una grave alarma social entre los vecinos y agricultores de las zonas afectadas. Curiosamente se había especializado en robar almendra marcona, la que cotiza más caro, cuyas explotaciones elegían a propósito.

Los detenidos son de  nacionalidades española y búlgara, 7 mujeres y 14 varones, 10 de ellas de edades comprendidas entre los 22 y 44 años de edad y los otros 11 menores de edad.

Se les acusa, con distinto grado de implicación, de los delitos de robo con fuerza en las cosas en interior de viviendas y establecimientos comerciales, hurto, hurto de frutos del campo, apropiación indebida, daños, defraudación de fluido eléctrico, asociación ilícita,  daños, delito contra la seguridad colectiva, cultivo y tráfico de drogas y estupefacientes (cannabis), delitos contra la Administración de Justicia (encubrimiento) y delitos contra el orden público (atentados contra la autoridad, sus agentes y los funcionarios públicos, y de resistencia y desobediencia).

Especialistas en robo de almendras en especial la marcona, cuyas plantaciones elegían a propósito

Otro de sus objetivos era el robo de almendras en las comarcas de diferentes municipios de la Hoya de Buñol-Chiva y del Camp de Turia, tanto del campo como de los almacenes donde eran guardadas por los propietarios hasta su traslado a la cooperativa.

El cabecilla señalaba los lugares y el momento idóneo para sustraer la almendra. Encomendaba a cada uno de los participantes un rol diferenciado y previamente acordado dentro de la estructura jerarquizada, ya que eran grandes conocedores de las zonas a robar. La variedad de almendra sustraída elegida era, en la mayoría de los casos, la marcona, por ser la más cara del mercado.

El total de almendra sustraída en la zona asciende a unos 2.300 kilos, con un valor en el mercado cercano a los 7.500 euros.

El grupo estaba perfectamente organizado, con una distribución de funciones claramente establecida y contaba entre sus miembros con recolectores, transportadores y vendedores. Mientras algunos de sus miembros realizaban la “recolección” otros vigilaban para alertar por si hubiera presencia policial.

Material intervenido

Entre estos objetos intervenidos se encuentran teléfonos móviles, tablets, televisores, ordenadores portátiles, libros electrónicos, play station y juegos cámaras de fotografía, equipos informáticos, D.V.D,S, pequeños electrodomésticos, aparatos electrónicos de música, un proyector, bicicletas de montaña y carretera, joyas (relojes, pulseras, anillos…etc) sillas de bebés, una silla de ruedas, cajas de herramientas, material de obra, varias armas prohibidas (munchacos), armas blancas, puñales, bastones, un bate de béisbol, varias escopetas aire comprimido y cuarenta y cuatro sacos con dos mil trescientos kilos de almendra.

Se han intervenido además las diferentes herramientas que usaban los autores de los hechos para forzar y fracturar las puertas, rejas y ventanas de las viviendas y comercios a las cuales accedían.

La operación ha sido desarrollada por la Guardia Civil de Chiva, contando con el apoyo de las distintas Unidades Territoriales de la Comandancia, del Equipo de Policía Judicial de Riba-roja del Turia y agentes de la Policía local de Chiva, Cheste.

Los detenidos han pasado a disposición del Juzgado nº 4 de Requena (Valencia) y de la Fiscalía Provincial de Menores de Valencia.

Los objetos recuperados permanecerán expuestos en el Cuartel de la Guardia Civil de Chiva, en horario de 08,00 a 22,00 horas, de lunes a domingo, por si alguna persona que haya sido víctima de este tipo de delitos pudiera identificarlos, debiendo acompañar la denuncia presentada en su día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here