El Vicepresidente del Parlamento Europeo y eurodiputado del PP, José Luis Valcárcel, ha llevado ante la Eurocámara el debate sobre la necesidad de defender la almendra española ante la llegada de la californiana, uniéndose así a las protestas y quejas de los productores murcianos por los bajos precios de este cultivo, que está afectando a la propia renyçtabilidad del mismo al situarse por debajo de los precios de producción.

Durante un acalorado debate sobre la celebración de negociaciones comerciales entre la UE y Australia, Valcárcel afirmó que “la protección de sectores sensibles e indicaciones geográficas es una condición que debe cumplirse antes de cerrar cualquier acuerdo”, si bien reprochó a algunos eurodiputados su “enfoque ideológico” contrario a la búsqueda de nuevas oportunidades para el sector agrícola.

El eurodiputado del PP ha defendido la necesidad de abrir nuevos mercados para la almendra española y la fruta de hueso

En este sentido, puso como ejemplo la almendra española, pidiendo que se promueva “su diferenciación positiva frente a la competencia americana”, puesto que, además, “en términos de calidad lo merece”.

Para ello, dijo, “desde la UE hemos intensificado el trabajo en pro de la apertura de nuevos mercados”, algo clave para la fruta de hueso y para otros “productos competitivos de nuestra tierra”, como la propia almendra española.

Como resaltó Valcárcel, “es más que necesario ofrecer salidas a productos como la fruta de hueso, que ha quedado en una situación extremadamente delicada por el veto ruso”.

En este sentido, Valcárcel recordó que “el origen de nuestros productos es, en alimentos como la almendra, el vino o los cítricos, garantía de excelencia”, incidiendo en la importancia de “asegurar la protección eficaz de las indicaciones geográficas” en todo tratado comercial.

Asimismo, el político murciano subrayó que “la agricultura jamás debe ser moneda de cambio en la negociación de acuerdos comerciales”, solicitando que “antes de suscribir cualquier propuesta”, tales como las bases para la negociación de acuerdos con Australia o Nueva Zelanda, “se analicen exhaustivamente todos los efectos que podría tener en sectores como la carne, los cereales o los lácteos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here