Podría parecer un pueblo del norte de España por el que ha pasado el invierno pero es , y para más señas el Poblado Doña Blanca de El Puerto de Santa, en el que en pocos días se escucharán las máquinas cosechadoras de algodón. Y entre estos ruidos habrá uno que destaque especialmente: el proyecto COTT-ENFA de uno de los asociados de Asaja Cádiz, David Ortega Ponce, y sus dos hermanos que viene a cambiar lo que hasta hoy se entendía por recolección del algodón, ya que elimina la prensa a pie que aún se hace por operarios y automatiza también el empaque o enfardado del algodón recubriéndolo con plástico o con hilos de algodón.

España, según cuenta David Ortega el promotor de COTT-ENFA es uno de los pocos países que sigue haciendo la pisa del algodón al modo tradicional, con unos operarios subidos en el camión donde se deposita el algodón tras su recogida y pisando para bajar el volumen. Ahí nace su curiosidad e investiga y comprueba que en países grandes productores como Estados Unidos, Brasil o Argentina el proceso se ha mecanizado y la prensa y posterior enfardado se hace con la Round-Baler de John Deere. Entonces, ¿por qué no traer la Round-Baler a España? Muy sencillo, en primer lugar, por el precio, la máquina cuesta 680.000 dólares “en esta zona amortizar esa inversión es impensable”, comenta el agricultor.

Del pie del hombre a la pura mecanización

El segundo problema es que las producciones de esos países son tan grandes que las máquinas también son xxl y en España las normas viales no permiten el tránsito libremente de ese tipo de mastodontes y, el tercer problema, también tiene que ver con el tamaño, las balas americanas son siete veces el tamaño de las españolas con lo que complica la recepción en las desmotadoras.

La solución, crear una nueva máquina adaptada a España y a sus necesidades, así ha nacido COTT-ENFA que este año se estrena en el campo a modo de prueba y el año que viene se comercializa. Los beneficios, los detalla David Ortega con ilusión y emoción: “Vamos a reducir los gastos en transporte, aumentaremos la productividad de nuestras explotaciones y tendremos un trabajo más organizado sin largas esperas”.

En concreto, los gastos de transportes se reducen porque al prensar en la propia finca se disminuyen los portes -hasta ahora en los portes iban 9.000 kilogramos de media y ahora cabrán 17.000-, la productividad aumenta porque no se detiene la producción, una finca comienza el trabajo, va acumulando las balas y no tiene que esperar al camión por lo que empieza y termina el trabajo de un tirón y, este punto, también redunda en la organización del trabajo que depende sólo de la propia finca.

A partir de esta campaña se irá modificando la máquina para adaptarla a las exigencias de las desmotadoras, uno de los cambios que ya está en marcha es empacar con hilos de algodón en vez de con plástico para evitar la posible contaminación de la fibra.

Sólo el futuro dirá si este gran proyecto nacido de los tres hermanos Ortega Ponce y en la provincia de Cádiz se convierte en la revolución del algodón en España.

Respeto al cultivo que este año, según explica Luis Ramírez, secretario general de Asaja-Cádiz, este año “viene especialmente tardío por la lluvia que marcó tanto la siembra, retrasándola hasta mayo cuando lo habitual es abril, como la recogida que, a consecuencia de los últimos días de lluvia, se ha frenado y sólo se ha recogido el 35% del algodón de la provincia”.

“Un cultivo que no ha tenido plagas o enfermedades significativas y cuyo rendimiento se espera bueno a la espera de cómo afecte la lluvia”, desglosa y añade que la producción prevista para Cádiz es de 39.703 toneladas frente a las 201.495 de Andalucía y el rendimiento medio se prevé de 2.882 kg/ha mientras que en Andalucía la cifra sube a 3.096 kg/ha.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here