Si cuando Rajoy tomó las riendas de Cataluña al amparo de las competencia que le otorgaba el artículo 155 de la Constitución logró enfadar a una gran parte de los catalanes, ahora el Ministerio de Agricultura, al amparo de sus competencia en materia de nuevas plantaciones de viñedos, ha logrado aplicar su particular 155 al cava enfadando a todos los productores españoles de cava, menos a los catalanes.

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha fijado en 4.950 hectáreas la superficie que se podrá autorizar para las solicitudes de nuevas plantaciones de viñedo en 2018 en el ámbito nacional, con una limitación del 0,52% para el cava, que ha provocado el enfado generalizado en el sector.

Extremadura considera que se va a ver perjudica su producción y crecimiento

La consejera extremeña de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, Begoña García, ha anunciado la presentación de un recurso de alzada ante la decisión del Gobierno para la DO Cava, ya que “es muy negativa para la región”.

La consejera ha manifestado su oposición “frontal y absoluta” ante esta limitación y ha afirmado que, de denegarse el recurso, la Junta presentará otro contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

La Unión Extremadura (marca regional de La Unión de Uniones) ha lamentado, en este sentido, que el Mapama restrinja el aumento de la superficie de cava en España, cuando “solo Almendralejo tiene un potencial de crecimiento de 6.600 hectáreas”.

Para el presidente de APAG-Extremadura-Asaja, Juan Metidieri, la decisión de limitar nuevas plantaciones de viñedo de cava protegido refleja “el poco caso” que el Gobierno central hace a esa región: “Extremadura tiene la necesidad de incrementar su superficie vitivinícola dedicada a este producto”, ha añadido Metidieri.

COAG-Comunidad Valenciana ha apuntado, desde Requena, que la decisión deja fuera de autorización a la mayor parte de las 450 hectáreas de nuevas plantaciones comprometidas en el plan de reestructuración que finaliza en 2018 en esta Comunidad.

Finalmente, la Asociación de Empresas Vinícolas de Extremadura ha mostrado su “total rechazo” a la decisión tomada por el Ministerio de Agricultura de limitar las plantaciones de viñedo destinadas a producir uva para la elaboración de cava.

Para la asociación, el escaso número de nuevas hectáreas aprobadas para 2018 “supone en la práctica la imposibilidad de continuar con el crecimiento habido en la producción de Cava en Almendralejo durante los últimos años, que ha experimentado una importante expansión gracias a los esfuerzos hechos por nuestros agricultores e industriales para poner en manos de los consumidores un producto de alta calidad y gran competitividad”.

La C. Valenciana se suma a las críticas, rechaza que se frene su potencial y habla de movilizaciones

Tampoco ha sentado nada bien esta decisión del Ministerio en la Comunitat Valenciana. a consejera de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, Elena Cebrián, ha avanzado a Efeagro que estudiarán acciones legales contra la decisión del Ejecutivo de limitar del 0,52 % las nuevas plantaciones de viñedo con DOP Cava para 2018, que perjudicarían a Requena.

La resolución representa un “ninguneo claro por parte del Gobierno de Mariano Rajoy a los agricultores de Requena y de la Comunidad Valenciana en general”, ha asegurado Cebrián.

Según la consejera es, además, un “ninguneo” a los representantes políticos de la Comunidad que respaldaron una resolución de las Cortes Valencianas por unanimidad -incluido el PP- que defendía que los productores de cava de Requena tuvieran más hectáreas y pudieran continuar con esta senda de calidad y trabajo.

Por su parte, para AVA-ASAJA esta decisión supone “un duro golpe para los intereses del sector vitivinícola valenciano en general y para las expectativas de los productores de Requena en particular,” ya que ese término municipal es el único de todo el territorio valenciano legalmente reconocido para producir el citado vino espumoso.

“La disposición del Ministerio -asegura el presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), Cristóbal Aguado- resulta muy perjudicial  para una zona como Requena, que gracias a su excelente trabajo ha sabido convertir el cava en uno de los principales motores de crecimiento. Por tanto, nos parece inadmisible que el Gobierno se haya plegado a los intereses de las grandes firmas del cava catalán, que eran las que estaban reclamando la aplicación de estas restricciones, y corte las alas a un sector a golpe de decreto y de manera artificial”.

Asimismo, para la UNIÓ, el Mapama “ha hecho caso omiso a las peticiones de la Comunitat Valenciana y limitará la superficie de viñedos para la producción de cava, atendiendo las recomendaciones en parte del Consejo Regulador DOP Cava”.

LA UNIÓ critica la decisión del Ministerio, que se ha plegado a los intereses de la DO Cava, y también emplaza a la Conselleria de Agricultura a iniciar cuantas acciones estime oportunas para defender nuestros intereses en un tema muy importante para la comarca de Requena-Utiel. A lo largo del mes de enero LA UNIÓ estudiará posibles movilizaciones de protesta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here