El Ministerio del Interior estudiará la declaración de zona catastrófica o no del área afectada gravemente por emergencias para Extremadura y en concreto la comarca de las Vegas Altas del Guadiana, tras los daños ocasionados por las fuertes lluvias y el pedrisco este mes de mayo.

Para ello, los afectados deberán presentar un informe a través de los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio que será valorado posteriormente por el Ministerio de Interior y la Dirección General de Protección Civil.

De ello han informado la delegada del Gobierno en Extremadura, Cristina Herrera, y la subdelegada del Gobierno, Pilar Nogales, a una treintena de alcaldes de la provincia de Badajoz, con los que se han reunido este lunes 28 de mayo en el Ayuntamiento de Santa Amalia.

Un encuentro en el que los ediles han tenido la oportunidad de exponer ante la delegada del Gobierno los daños sufridos en sus cosechas y donde la delegada les ha puesto al día sobre las posibles ayudas que podrán solicitar a las distintas administraciones.

Durante la reunión, Herrera se ha referido a dicha cualificación y ha recalcado que de aprobarse zona catastrófica por el Gobierno nacional, no indemnizaría los daños en los cultivos, de los que se encargarían los seguros agrarios pertinentes.

La citada valoración comprende los daños producidos en explotaciones ganaderas o agrícolas, primera vivienda, personas físicas o jurídicas, infraestructuras municipales o bienes inmuebles de tipo mercantil.

LOS daños sobrepasan ya los 30 millones de euros y han afectado casi al 100 % de cultivos como el trigo o los frutales de hueso

Entre las medidas económicas que se aprobarían destacan las ayudas al empleo con la reducción de medidas fiscales y de la Seguridad Social, así como determinadas exenciones de las cuotas del Impuesto de Bienes Inmuebles o reducciones del Impuesto sobre Actividades Económicas.

Durante los últimos días, la Junta de Extremadura y Agroseguros están llevando a cabo los informes de valoración de los daños causados por las últimas tormentas en las que el pedrisco ha afectado en varias ocasiones a cultivos de la comarca de Vegas Altas, denunciados también por las organizaciones agrarias que también ellas han solicitado declaración de zona catastrófica.

Unos daños que sobrepasan ya los 30 millones de euros y que han afectado casi al 100 % de cultivos como el trigo o los frutales de hueso en localidades como Guadalperales o Hernán Cortés.

Por ello, los alcaldes pacenses han insistido también en la necesidad de implantar medidas que ayuden al empleo puesto que las tormentas no solo han afectado a las cosechas sino que las diferentes industrias de la zona verán mermada su campaña y no podrán realizar las contrataciones pertinentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here