El nuevo Programa Nacional de la Tuberculosis Bovina insiste en el vacío sanitario y en el sacrificio de los aninales de las explotaciones donde se detecte algún caso, a pesar de que el propio Gobierno reconoce que “la aplicación del Programa Nacional ha supuesto en 2015 un marcado retroceso en la evolución de la lucha frente a la enfermedad”. Este nuevo Programa ya ha provocado el rechazo de la Unión de Uniones, así como que 14 asociaciones del sector ganadero se hayan unido en un frente común para urgir a la Administración un trabajo conjunto junto con los profesionales del sector.

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos muestra su descontento ante el nuevo plan de erradicación de tuberculosis bovina anunciado por el Ministerio porque “insiste en la misma estrategia pese a los resultados negativos conseguidos”.

Los datos revelan que no se ha frenado la enfermedad y sólo en Castilla y León se sacrificaron 6.148 animales en 2015

En este sentido, denuncia que el Ministerio “insiste en mantener y potenciar las mismas actuaciones que han llevado a que en los últimos años, lejos de remitir, la tuberculosis bovina haya repuntado de manera alarmante, a pesar de sacrificar miles de vacas cada año, la mayoría sanas, y a la imposición de restricciones de todo tipo que llevan a los ganaderos a la desesperación, y a cientos de explotaciones a la ruina”.

Según los datos que refleja el propio plan de erradicación de la tuberculosis bovina (PNETB), el índice medio de prevalencia en España en 2015 es superior al de 2002, con una preocupación alarmante en comunidades autónomas como Andalucía o Extremadura, donde los índices llegan casi a doblar los de hace 15 años.

En el caso de Castilla y León, sin embargo, y a pesar de la insistencia de los políticos por minimizar el problema, a juicio de Unión de Uniones, la situación también es alarmante. En esta región existen gran cantidad de comarcas en las que el índice de prevalencia en rebaños supera el 3%. En el mismo sentido, y contradiciendo el triunfalismo oficial, el número de vacas sacrificadas por campañas de saneamiento en esta comunidad autónoma fue de 6.211 en 2010, mientras que en 2015 fue de 6.148, es decir, prácticamente un número invariable.

La organización resalta cómo el propio Ministerio reconoce en el texto del PNETB que “la aplicación del Programa Nacional ha supuesto en 2015 un marcado retroceso en la evolución de la lucha frente a la enfermedad”, reconociendo también como principales causas, “el incremento de la sensibilidad diagnóstica” refiriéndose expresamente al “elevado número de pruebas de gamma-interferón realizadas en rebaños infectados”, el “incremento de los controles oficiales sobre los veterinarios de campo”, y el “creciente papel como reservorio de la fauna silvestre”.

“Se empeñan a matar moscas a cañonazos” para erradicar una enfermedad con medidas que no lo van a conseguir

“Si para erradicar la enfermedad, tal como recoge el PNETB, España debe estar durante 6 años consecutivos con una prevalencia en rebaños inferior al 0,1%, el Ministerio debe pararse a reflexionar seriamente sobre su política sanitaria, afirman desde Unión de Uniones.

“Se empeñan a matar moscas a cañonazos, y el Ministerio debería ya saber que este objetivo en España es de todo punto imposible”, añaden con contundencia.

En este sentido, Unión de Uniones reitera su profundo rechazo “a medidas que, a lo largo de los años, no han servido para resolver el problema y en las que sigue insistiendo el Ministerio y reflejándolas en su nuevo plan de erradicación”, tales como la utilización obligatoria de la prueba gamma-interferón, opción permitida por la reglamentación comunitaria al no contemplarla como obligatoria sino como complementaria a criterio del estado miembro.

De igual forma, la organización pide que se cumpla la sentencia del tribunal superior de justicia que reconoce el derecho de los ganaderos a realizar pruebas de contraste en caso de desacuerdo con los resultados oficiales, así como a la regulación de un procedimiento que permita la defensa de los ganaderos ante las actuaciones de saneamiento y unos baremos de indemnización por sacrificio que compensen íntegramente el valor del animal.

14 asociaciones se unen para proponer a la Administración 10 medidas para el control de la tuberculosis bovina

Por su parte, 14 asociaciones del sector ganadero se han unido en un frente común para urgir a la Administración un trabajo conjunto junto con los profesionales del sector. Esta unión no responde ni está vinculada a ninguna fuerza política y se desecha cualquier colaboración con los entes políticos. Se trata, así, de un frente exclusivamente formado por profesionales del campo, entre asociaciones, colectivos y organizaciones agrarias circunscritas a la provincia salmantina, Castilla y León y, algunas de ellas, de índole nacional. Además se contempla la adhesión de otras organizaciones en los próximos días.

El objetivo de las diez propuestas, que han sido presentadas este jueves 9 de marzo a la conserjería de Agricultura y Ganadería, no es otro que tender la mano a la Administración para lograr los parámetros de sanidad que se han de marcar en temas de la tuberculosis bovina pero con una cierta flexibilidad para el ganadero puesto que, aunque se ha avanzado en la lucha contra esta enfermedad, no se ha conseguido el resultado esperado y ha conllevado procedimientos infructuosos y desproporcionados durante más de 25 años de actuaciones sanitarias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here