Representantes del sector alimentario británico alertaron este viernes 9 de que los precios de los alimentos aumentarán a menos que el Gobierno se asegure de que los comunitarios pueden seguir trabajando en este país tras el Brexit.

En una carta publicada por el diario The Guardian, firmada por treinta representantes de la industria, estos directivos consideran que en el proceso negociador para que el Reino Unido abandone la Unión Europea (UE) “deben explorarse todas las opciones”.

Ese grupo pide al Gobierno que se asegure de que la nueva estrategia industrial del Reino Unido otorgue al sector alimentario un lugar “prioritario” en las negociaciones del Brexit.

Entre esos signatarios figuran el director general de la Federación de Alimentación y Bebidas, Ian Wright, y la consejera delegada del Consorcio de Minoristas Británico, Helen Dickinson.

Según ellos, es importante que el Ejecutivo reconozca que los trabajadores de la industria alimenticia que proceden de países del bloque comunitario son “muy flexibles y proporcionan una reserva de mano de obra cualificada, semicualificada y no cualificada sin la que la industria no podría funcionar”.

“Si vamos a adoptar un sistema de permisos de trabajo para controlar la inmigración, es vital que toda la cadena alimentaria reciba un trato igualitario como el de los servicios financieros o el sector automotriz”, indica la carta.

Ese grupo pide además que “se exploren todas las opciones”, entre ellas “un sistema basado en puntos para las ocupaciones por escasez de personal; programas para contratar personal por temporadas; y acuerdos efectivos de transición”.

De no ser así, el Reino Unido “afrontará menos opciones alimentarias y precios más elevados en los alimentos”, según opinaron.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here