El vino tinto contribuye a perder peso si se consume en la comida o la cena, según un estudio elaborado por la firma Familia Martínez Bujanda y la endocrina riojana María Jesús Chinchetru, en el que analizan qué tipo de vino es más beneficioso para la salud y cómo consumir para obtener sus beneficios.

El principal aporte beneficioso del vino son los antioxidantes, sostiene esta endocrina, quien recalca que, “por su elaboración, el vino tinto es más antioxidante, dado que la fermentación alcohólica se realiza mientras el mosto está en contacto con la piel y las pepitas”, que son “zonas altas en resveratrol y el mejor antioxidante”, ha explicado la endocrina en este estudio.

El vino tinto, a diferencia del blanco, posee la propiedad de activar un gen que impide la formación de nuevas células de grasa

El aporte calórico del vino, como bebida alcohólica, “es alto y es el nutriente con mayor densidad calórica (7 kilocalorías por gramo), tras las grasas, y es superior a los hidratos de carbono y las proteínas”, ha agregado la endocrina en este estudio, de cuyo contenido ha informado Familia Martínez Bujanda, en una nota.

Chinchetru ha precisado también que “el vino tinto, a diferencia del blanco, posee una propiedad muy especial: activa un gen que impide la formación de nuevas células de grasa y, al mismo tiempo, estimula las existentes para depurarlas gradualmente, eliminándolas de nuestro cuerpo”.

De esta forma, contribuye a la pérdida de peso siempre que se tome durante las comidas, ha enfatizado esta endocrina, quien también ha recalcado que, “como bebida alcohólica, también es la más indicada para elevar los niveles de ácidos grasos omega 3”.

Con independencia del tipo de vino que se ingiera, el consumo recomendado oscila entre “una o dos copas al día, pero siempre acompañadas de alimentos debido a su efecto hipoglucémico”, con independencia de que sea en la comida o la cena, ha enfatizado.

Aunque los usuarios de esta bebida se conformen con disfrutar de su consumo, los beneficios para la salud que se obtienen gracias al vino empiezan también a formar parte de la experiencia enológica a la que se acerca el consumidor, ha explicado.

Advierten de que “llevar un control sanitario estricto es importante para que, después, el vino sea saludable”

El director técnico de Familia Martínez Bujanda, Lauren Rosillo, ha destacado que factores como la higiene o cumplir con las medidas de control en la producción de vino resultan fundamentales para poder obtener un producto que sea verdaderamente natural.

También ha indicado que “llevar un control sanitario estricto es importante para que, después, el vino sea saludable”.

Según Rosillo, “la tendencia en el mundo vitivinícola pasa por elaborar vinos más respetuosos con el medio ambiente y menos tecnológicos”, lo que significa “más artesanos en su elaboración y sin aditivos, solo uva”.

En este sentido, ha informado de que Familia Martínez Bujanda realiza de forma asidua estudios de biodiversidad y huella de carbono, donde se limita al máximo el uso de pesticidas y de sulfitos, con el fin de evitar agentes externos a la uva, de forma que se puedan crear vinos “más sanos”.

Rosillo ha resaltado también que “existe una preferencia por consumir más vino tinto en España, debido a tradiciones heredadas como la influencia de Rioja o Ribera” y, “casualmente, también se trata de la variedad que ayuda a adelgazar”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here