Los ministros de Agricultura de España, Francia y Portugal, los tres países europeos con Regiones Ultraperiféricas (RUP), se reunirán el 15 de enero en Tenerife para debatir la nueva Política Agrícola Común (PAC) de cara al año 2020.

El consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, ha avanzado este martes 12 en el pleno del Parlamento canario que en este encuentro analizarán la nueva PAC, después de que el pasado mes de noviembre la Comunidad Europea abriera el debate para modificarla.

Narvay Quintero ha defendido que la PAC, que previsiblemente se aprobará en marzo de 2019, debe contribuir a disminuir la dependencia alimentaria del exterior, mantener un equilibrio entre las producciones de exportación y las producciones destinadas al mercado local y hacer frente al abandono de la actividad agraria.

Pedirá más fondos porque la dotación actual “ya no es suficiente” para garantizar la competitividad de los sectores agrarios

El consejero ha informado de que desde Canarias, en el marco de la Política Agrícola Común, se defenderá el mantenimiento de un tratamiento específico para la agricultura de las RUP, a través del Régimen POSEI.

Para Quintero, el POSEI tiene que seguir basándose en un enfoque descentralizado, tanto en la definición como en la gestión de los programas, con el fin de poder adaptar los respectivos programas a las necesidades de cada una de las regiones.

Asimismo, propondrá que se mantengan las derogaciones específicas para las Regiones Ultraperiféricas, en concreto, el desacoplamiento y el nuevo sistema de reducción de ayudas.

También abogará por aumentar la dotación financiera del POSEI para todas las Regiones  Ultraperiféricas, dado que la dotación actual “ya no es suficiente” para garantizar la competitividad de los sectores agrarios.

Ello debido a la mayor apertura del mercado europeo como resultado de los nuevos acuerdos comerciales suscritos por la Unión Europea con terceros países, a la extrema volatibilidad de los precios y a la multiplicación de las prácticas comerciales desleales, ha indicado Quintero.

Además, ha adelantado que sugerirá la creación de un sistema de gestión de riesgos y de estabilización de los ingresos de los agricultores, con recursos financieros suficientes para hacer frente a la volatilidad de los precios y a la variabilidad de los ingresos.

En relación a la apertura de mercados y los acuerdos comerciales de la Unión Europea, el consejero ha manifestado que la nueva política agraria tiene que hacer valer el respeto al principio de la preferencia comunitaria y la reciprocidad en los acuerdos con terceros países.

Por ello, ha continuado, es necesario exigir a las producciones de países terceros los mismos requisitos que los exigidos a la producción europea y, en particular, en el ámbito de la producción ecológica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here